La Ordenanza fue promulgada esta semana.

La iniciativa  había sido aprobada a fines del mes de abril.

De esta manera Esquel se convirtió
en la primera ciudad de Chubut que impulsa una normativa de este tipo, la cual establece que el infractor «deberá realizar el curso de Educación Vial, sin costo alguno, siendo condición necesaria a los fines de la restitución de la licencia de conducir a la finalización de la inhabilitación impuesta».


La legislación señala que «todo conductor está obligado a someterse a los procedimientos necesarios, destinados a determinar su estado de intoxicación alcohólica para conducir», procedimientos a cargo de personal de Tránsito municipal, agregando que «la fuga, la negativa o falta de cooperación para realizar la prueba constituye falta» e implica «la sanción más grave aplicable”.