El brutal crimen ocurrió durante el feriado, cuando Oriana, una nena de 14 años, se encontraba de visita en la casa de sus abuelos en Córdoba.

Estaba con su hermanito de 9 años sentados en la vereda cuando dos motochorros los sorprendieron.


La joven se asustó y su primera reacción fue tratar de correr hacia adentro de la casa, y fue en ese momento que le dispararon por la espalda.


“Le pegaron en la cabeza. Luego de dispararle, tomaron el teléfono celular y se fueron, así como suena: después de arruinar a una familia de por vida”, relató su cuñado, Julián a Cadena 3.


El balazo entró por la nuca de Oriana, atravesó su cabeza y quedó alojado en el cráneo. Agonizó durante varias horas en el hospital y pasada la medianoche los médicos confirmaron su muerte.


“El nene vio todo y le dio todos los datos a la Policía de cómo eran los motochorros”, agregó el familiar de la adolescente.La policía trabaja por estas horas para tratar de localizarlos.