Con la utilización del sistema de videoconferencia se desarrolló la primera jornada del juicio oral y público contra Daniel Muñoz, acusado como presunto autor de delitos de  robo y daño. Los hechos ocurrieron en enero de este año y agosto de 2019. Asimismo, el juez Alejandro Rosales,  paso a un cuarto intermedio y la audiencia de debate continuará el próximo martes en la sala de audiencias de la oficina judicial. Allí se desarrollara la etapa de producción de la prueba. 

El acto judicial fue transmitido por la página oficial del Superior Tribunal de Justicia.
La fiscal Laura Castagno, el juez Alejandro Rosales y el abogado de la defensa pública Gustavo Oyarzun, realizaron las intervenciones desde sus oficinas de trabajos,  mediante conexión remota.

La operatoria del sistema, estuvo a cargo de los funcionarios de la Oficina Judicial.

En tanto, el detenido participó del acto judicial, desde su lugar de detención, utilizando un teléfono celular de las autoridades policiales.


Al inicio del debate, el representante del Ministerio Público de la Defensa, manifestó su oposición a la transmisión del debate por intermedio de diversas plataformas, por considerar que no resguardaba la identidad del acusado. A ello, agregó que habían sido sorprendidos en la buena fe de su litigación,  acerca del modo en el que se iba a desarrollar el juicio y dejó planteada la cuestión federal.


Por su parte, la fiscal Castagno destacó el carácter público de las audiencias y expresó que no existen impedimentos legales, para la cobertura mediática con las herramientas propuestas por los organizadores del acto judicial.


En este marco, el magistrado, resolvió no hacer lugar a las peticiones del abogado defensor y dispuso la continuidad del debate  .


En el inicio de la audiencia, la investigadora presentó el caso, relatando los hechos fijados en la acusación pública. Las causas que  le imputan a Muñoz,  se iniciaron  lunes 27 de enero  a las 01:20 en la rotisería “Del Lago” Daniel Muñoz y César Córdoba rompieron el vidrio lateral de una puerta, ingresaron al local comercial y sustrajeron trescientos pesos y comprobantes de pago de mercadería. El accionar de los imputados quedó registrados en las cámaras de seguridad del negocio.
En tanto, esa misma jornada, entre las 06:30 y las 07:10,  los sospechosos ingresaron a un domicilio ubicado sobre la calle Fontana y España. Allí provocaron la rotura de la puerta trasera de la vivienda y sustrajeron: una maquina bordeadora; una bicicleta, cuatro parlantes, un pen drive, anteojos de sol, un cable negro USB, antiparras, tarjetas de crédito, una caja que contenía monedas, un cable coaxil, una barra de cereal  y una moneda plateada grande con un logro grabado.
También se denunció que los procesados intentaron forzar el candado del portón de un garaje y la puerta trasera de una vivienda prefabricada, que se encuentra en el patio del lugar. Para los acusadores,  la intención de los sospechosos era sustraer diversos elementos. Asimismo, indicó que el  rápido accionar del personal policial no permitió que los jóvenes lograron su cometido.
Asimismo, se incorporó un caso registrado  el 15 de agosto de 2019 a las 01:00 hs., en  la intersección de Avenida Colonos Sudafricanas y calle Williams. Allí se encontraba estacionado el vehículo  Toyota modelo Corolla  de la damnificada. En esas circunstancias, Daniel Alberto Muñoz, previo forzar la puerta izquierda delantera del rodado, sustrajo una billetera y las  llaves del domicilio de la víctima. En este contexto, se supo que la denunciante observó al imputado cuando se retiraba del lugar y lo siguió hasta el domicilio de Muñoz ubicado en el barrio “Federal II”.
Luego, llamo al personal policial. Cuando la policía llegó a la vivienda de Daniel Muñoz, una mujer salió de la casa y arrojó un elemento hacia la vía pública.


Por último, la representante de la parte acusadora adelantó que la pretensión punitiva de la fiscalía, es la aplicación de una pena tres años de prisión para el acusado. También solicitará la declaración de reincidencia por quinta vez.  


A su turno, el defensor Oyarzun desarrolló su teoría del caso y anticipó que va a requerir al tribunal la absolución de Daniel Muñoz,  en función de que en ninguna de los casos elevados a juicio, puede recaer una condena.
En este contexto, adelantó que realizará un planteo de nulidades sobre algunas de las pruebas que presentará el Ministerio Público Fiscal. En este sentido, aseveró que no hay evidencia que permita acreditar la secuencia de los hechos, en la forma que fue descrita por la parte acusadora.  


El debate continuará el martes 16 de junio,  a las 09:00, en la sala de audiencias. El director de la oficina judicial, Dr. Leandro Russomando, explico las condiciones y protocolos de seguridad dispuestos para el cumplimiento de tareas en el marco de la pandemia COVID-19, para esa jornada.
En este marco, indicó que las partes y los testigos propuestos para la explicación de pericias y fotografías, estarán presentes en la sala. En tanto, otros testigos brindaran sus testimonios en modo remoto.