Como es de conocimiento de la opinión pública, incluso más allá de los límites de nuestra provincia, a través de los medios de prensa nacionales, la ex ministro de Desarrollo Social y Familia del Gobierno del Chubut, Cecilía Torres Otalora, se hallaría envuelta en graves hechos de corrupción política, alusivos a la contratación de un número relevante de funcionarios públicos, afectados a su cartera, y que en estricto rigor de verdad, no habrían desempeñado labor alguna respeto del área del Ministerio de que se trata.

Más aún, habrían retornado una parte importante de las remuneraciones a la titular de la cartera de gobierno. Los hechos se hallan en proceso de investigación por parte del Ministerio Publico Fiscal, razón por la cual debemos aguardar la labor de la justicia, que determinará la veracidad de los graves acontecimientos denunciados, como asimismo las sanciones penales que correspondan a tamañas conductas en caso de corroborarse las mismas. Sin perjuicio de ello, y del resguardo de las garantías legales a favor de la persona involucrada en los eventos de singular notoriedad, en particular la presunción de inocencia que ostenta hasta tanto recaiga una condena penal, es nuestro deber institucional, como Partido Político, manifestarnos en repudio de todo comportamiento que sea lesivo a los principios rectores del buen obrar, en especial, en el desenvolvimiento de acción de gobierno, harto degradada en nuestra provincia por los hechos acaecidos hasta no hace mucho tiempo atrás, en las denominadas causas El Embrujo y Revelaciones, los sobreprecios en compras de las emergencias, los presuntos negociados en los arreglos de las escuelas, la causa de lotería y las irregularidades en las compras de las cámaras de seguridad. A todo esto se pueden agregar otros temas ya denunciados previamente como la prórrogade los contratos petroleros o la venta de tierras con bosque nativo sin pasar por la legislatura.

Nuestro partido ha combatido a lo largo de los años de su existencia, la corrupción política, y lo seguiremos haciendo como una bandera fundamental en la continuidad de nuestra vida institucional.

La ciudadanía del Chubut no se merece tamañas agresiones desde algunos sectores de la política, que denigran la elevada misión de los gobernantes, humillando la dignidad de un pueblo que sufre los avatares de un gobierno sin rumbo, y que nos ha llevado a una crisis sin precedentes en nuestro territorio. Finalmente, exigimos a los poderes del Estado el acabado cumplimiento de sus deberes a fin de combatir los actos de corrupción en la política provincial, de forma de generar condiciones aptas para nuestro desarrollo en todos los órdenes de la vida ciudadana. Para ello los poderes políticos habrán de crear los mecanismos más aptos e idóneos para ese fin, apelando incluso al control ciudadano, a la vez que el poder judicial deberá ser riguroso y estricto en sus pronunciamientos, con sanciones ejemplificadoras. Juan Sebastián Samsó Se/Jacqueline C. Caminoa Presidente Comité Provincial Chubut