Tenemos al primer finalista de la UEFA Champions League 2019-2020: el PSG. Sin sorpresas en el partido ante el Leipzig, el equipo de Tuchel quien era favorito en esta llave, derrotó con autoridad 0-3 a los de Nagelsmann para acceder por primera vez en su historia a la final del torneo, en donde ya espera al ganador de la otra semifinal entre el Lyon y el Bayer Munich.

El PSG rompe con una sequía de 16 años sin un equipo francés en la final de la Champions -el último cuadro galo en esta instancia había sido el Mónaco en el 2004 ante el Porto- y también rompe con la maldición que en los últimos años le había impedido avanzar a la batalla por el título a pesar de la enorme inversión en la plantilla que asciende a más de 1.200 millones de euros en fichajes.

Desde el primer instante del encuentro, el cuadro parisino mostró todas sus cartas, lejos de aquella exhibición ante el Atalanta y se adueñó fácilmente del esférico ante un Leipzig titubeante en los primeros minutos. El primer tanto cayó apenas al minuto 12 gracias a un cabezazo de Marquinhos tras una falta cobrada por Ángel Di María, quien se lució en el Estadio da Luz.

El gol del brasileño animó a los de Tuchel a seguir atacando y la dupla Mbappé-Neymar probó en varias ocasiones al portero Gulácsi que hizo un buen trabajo salvo el regalo del segundo gol poco antes del medio tiempo.

En un despeje, el portero del Leipzig regaló el balón al PSG, pues el esférico cayó en los pies de Paredes, que aprovechó para filtrar a Neymar y éste cedió el balón a Di María para el 0-2.

Para la segunda parte, los de Nagelsmann salieron con otra cara, a buscar desde los primeros minutos un gol que acortara distancia, sin embargo, poco duró el dominio alemán y el PSG retomó el control de juego en un encuentro marcado por las constantes faltas.

Al 56′ el duelo se definió tras una jugada en la que Ander Herrera le robó el balón a Mukiele, quien se quedó tirado en el campo, Di María reaccionó rápidamente para centrar y Bernat firmó el tercero.