“Marcelo Repara” Fue capturado en Córdoba

823

Marcelo Baeza, alias “Marcelo Repara”, estaba prófugo en la causa que se le sigue en Santa Rosa por múltiples estafas con celulares.

    

Marcelo Baeza, alias “Marcelo Repara”, estaba prófugo en la causa que se le sigue en Santa Rosa por múltiples estafas con celulares.

Luego de varios meses, la policía detuvo en la provincia de Córdoba a Marcelo Baeza -alias “Marcelo Repara”, como se presentaba en las redes sociales- quien se encontraba prófugo de la Justicia pampeana luego de haber faltado a un audiencia de formalización el pasado 27 de julio de 2019 por 14 nuevas estafas cometidas con el arreglo y venta de celulares.

Baeza fue detenido en un allanamiento llevado a cabo en la localidad de Santa Rosa De Calamuchita.

“En nuestro carácter de querellantes durante toda la etapa de preparación fiscal hemos solicitado distintas medidas de coerción para que Baeza no salga de esta ciudad de Santa Rosa, siendo rechazadas, cada una de ellas”, recordó el abogado Simón Barreto, representante legal de varios denunciantes.

Y agregó: “esperamos que el doctor Guillermo Sancho, titular del Ministerio Público Fiscal, arbitre los medios necesarios de una vez por todas para cortar con las constantes estafas cometidas por Baeza, pero por sobre todo, para llegar a una condena que de alguna forma satisfaga – mínimamente – a todos los denunciantes”.

“Tenemos claro que una reparación patrimonial ya no va a haber”, resaltó en relación a una eventual condena al reparador de celulares.

Además pidió que “se eleve la causa a juicio de una buena vez por todas, porque ya se venció ampliamente el plazo de los 18 meses para la investigación fiscal” e insistió en que el acusado “quede detenido con prisión preventiva, porque sino se va a volver a fugar y los denunciantes no van a encontrar nunca aunque sea algo de justicia”.

Baeza ya se había mostrado escurridizo de la Justicia en varias oportunidades. Su captura recién fue pedido formalmente por el juez Carlos Ordas el 10 de diciembre del año pasado. 

El caso

Marcelo Baeza fue denunciado en noviembre de 2018 por al menos cinco casos donde particulares le llevaban sus teléfonos para reparar y, en el mejor de los casos, les devolvía otros equipos. En algunas de las denuncias, ni siquiera los devolvía.

Luego de varias idas y vueltas, el 27 de diciembre de ese mismo año se presentó ante la fiscala adjunta Natalia Urruti. Allí le tomaron declaración en calidad de imputado y fijó domicilio en la calle Yapeyú 1.496.

Como se sumaron más denuncias, se lo volvió a citar para el 8 de marzo de 2019 y luego para el día 11 pero directamente no lo pudieron notificar: ya no fue posible ubicarlo en el domicilio que había declarado. Se programó una nueva audiencia para el 18 de marzo y, a partir de datos aportados por los denunciantes, se lo buscó en un domicilio de la calle Chacabuco sin resultados.

Por eso, es que Ordás -a pedido de Urruti- terminó dictando la declaración de rebeldía y el pedido de detención.

Baeza ofrecía sus servicios de reparación y venta de celulares a través de Facebook. Los denunciantes se juntaron bajo el patrocionio del abogado Simón Barreto y la abogada Agustina Barreto.

En una de esas presentaciones se detalló como una mujer le entregó un Samsung Galaxy S8 PLUS para que le cambie la pantalla, por lo que cobró 8.300 pesos por adelantado, y le devolvió otro equipo “totalmente distinto, rayado en su totalidad y sin funcionar”.

En otra denuncia, se contó como otro damnificado entregó un Motorola 3G para reparar la pantalla y se lo devolvieron con otras funciones dañadas: reclamó, le devolvieron otro teléfono e incluso le usaron su chip en otro equipo.

A esos casos, se suman otros donde ni siquiera los equipos fueron devueltos pese a los reclamos. También hay estafas con compras de equipos pagados y que nunca fueron entregados o intentaban dar uno usado.

Incluso, el acusado llegó a amenazar a un hombre que le dijo que iba a ir a buscar su equipo con la garantía: “Los hombres se terminaron cuando inventaron la pólvora”, le advirtió.