Boca, en alerta: confirman un brote de contagios de coronavirus dentro de la “burbuja” donde se entrena

299

Muchos son futbolistas y hay también miembros del cuerpo técnico. El xeneize realiza la pretemporada dentro de un complejo en la localidad bonaerense de Ezeiza. Russo abandonó el predio.

A 17 días de reanudar la competencia en la Copa Libertadores, Boca entró en alerta por un contagio masivo de coronavirus. En la tarde del lunes, el Xeneize informó casos positivos de COVID-19. Muchos son futbolistas y hay miembros del cuerpo técnico, que se encontraban dentro de la “burbuja sanitaria” de Ezeiza, donde el conjunto de la Ribera lleva adelante la pretemporada.

Oficialmente, el club no dio la cifra de contagiados, ni tampoco los nombres, y suspendió los entrenamientos por 72 horas. En la mañana del lunes, Miguel Angel Russo -paciente de riesgo- abandonó el predio, la primera señal de que durante el fin de semana ya habían advertido síntomas dentro del grupo: varios futbolistas habían manifestado malestares compatibles con la enfermedad.

En la mañana del lunes todos fueron hisopados y los resultados fueron sorprendentes: el virus se metió dentro de la burbuja donde Boca, supuestamente, iba a mantenerse aislado.

El club dio a conocer un comunicado en la tarde del lunes en el que no detalla cuántos casos dieron positivo en coronavirus: “Durante la noche del viernes 28 de agosto se detectaron síntomas compatibles con Covid 19, por lo que el día siguiente se realizaron test de hisopado rápido, que a algunos integrantes del plantel les dio resultado positivo, por lo que el domingo 30 se repitieron los tests PCR a todos los integrantes de la delegación, arrojando la aparición de un brote de contagio”.

“Para extremar las medidas de seguridad sanitaria, se aísla en sus respectivas habitaciones a toda la delegación y se suspenden los entrenamientos por 72 horas, período tras el cual se realizarán nuevos tests PCR”, dice la carta.

El plantel de Boca cumplía desde el lunes pasado con una concentración en el Howard Johnson y prácticas en doble turno en el Centro de Entrenamiento del club en Ezeiza de esa rutina participaban unos 33 futbolistas jugadores, con excepción de los que habían presentado la enfermedad previamente: los mediocampistas Agustín Almendra e Iván Marcone y el juvenil arquero Agustín Lastra.

La burbuja sanitaria estaba prevista hasta el sábado próximo, día en el que Boca tiene agendado un amistoso con Tigre a puertas cerradas en La Bombonera con vistas a su vuelta en la Libertadores.

El Xeneize, que obtuvo un triunfo y un empate en el grupo H, debe reanudar la competencia en la Copa Libertadores el el jueves 17 de septiembre a las 21 horas, como visitante de Libertad de Paraguay. Una semana más tarde, los dirigidos por Russo tiene que viajar a Colombia para chocar ante Independiente Medellín (24/09), mientras que el calendario estipula que Boca cerrará la instancia de Grupos en la Bombonera, con los cruces ante Libertad (29/9) y Caracas de Venezuela (22/10).

Miguel Russo abandonó la “burbuja”

El caso de Miguel Angel Russo requiere de una atención especial por tener doble riesgo, y por eso se tomó la determinación de que el DT se marche de la “burbuja” incluso antes de que se conocieran los resultados de los testeos.

Russo tiene 64 años y superó un cáncer en 2018. Esos dos factores lo convierten en un potencial paciente de riesgo y en Boca no quieren ningún tipo de contratiempos. Incluso, el entrenador ya manifestó tener un gran respeto por el virus y se cuidó mucho durante los meses previos en los que realizó la cuarentena en Rosario.