PIDIERON UN ESTÍMULO EDUCATIVO PARA UN INTERNO QUE CUMPLE CONDENA POR ROBO

431

El juez Daniel Pérez, hizo lugar al pedido de incorporación de estímulo educativo, a favor del interno, Marcelo Lezcano. La petición fue efectuada por el representante del Ministerio de la Defensa Pública, Marcelo Catalano, en función de un curso de panadería y pastelería, que su asistido realizó en el Instituto Penitenciario Provincial (I.P.P).

El magistrado, estableció una reducción de quince días, en la condena de Lezcano. En tanto, dispuso que la oficina judicial, realice el computo de pena , los fines de fijar una nueva audiencia, para tratar el pedido de libertad asistida, solicitado por el abogado defensor Marcelo Catalano.

En el 2014, un tribunal colegiado, condenó a Lezcano, a la pena de ocho años de prisión, luego de ser declarado autor penalmente responsable, de tres hechos de robo agravado.La audiencia se desarrolló mediante conexión de vía remota. Desde la fiscalía, se conectó la fiscal Laura Castagno. El interno, Marcelo Lezcano, participó utilizando un teléfono celular desde la comisaría local.

En representación de la defensa pública, asistió el abogado defensor, Marcelo Catalano. La operatoria del sistema, estuvo a cargo de los administrativos de la oficina judicialEl asesor legal del condenado, indicó que su defendido había cumplido parte de su pena, en el Instituto Penitenciario Provincial (I.P.P). En esta institución, obtuvo una formación profesional en un curso de panadería y pastelería básica, realizado en el 2018.Catalano, peticionó al magistrado, que considere a esta capacitación como un estímulo educativo.

En este sentido, propuso que mediante este certificado, su defendido acceda a la reducción de dos meses de su condena.Por otra parte, informó que ya habían requerido el informe socio ambiental de la casa de la madre de Lezcano, en la ciudad de Resistencia (Chaco), a los fines de solicitar que su representado acceda al beneficio de libertad asistida.

A su turno, Castagno, sostuvo que el curso de pastelería y panadería que realizó el condenado, no puede ser entendido como un curso profesional anual, en función de que solo tuvo una carga horaria de quince horas reloj.

En consecuencia, propuso que esa capacitación sea considerada un estímulo educativo, pero que le permita el adelanto del cumplimiento de su pena, por el plazo de un mes.Luego de escuchar las postulaciones de las partes, Pérez, explicó que los certificados del curso, confirman que el mismo, se puede contabilizar, como de duración bimestral.Asimismo, cito jurisprudencia, sobre una obra reciente, vinculada a la interpretación de las normas de ejecución y la ley de ejecución. También se refirió a fallos judiciales, para dar sustento a su resolución.

Así las cosas, resolvió que luego de analizar la corriente doctrinaria jurisdiccional, corresponde hacer lugar al pedido de estímulo educativo y efectuar una reducción de quince días, en la condena de Marcelo Lezcano.Por otra parte, ordenó a la oficina judicial, que realice un cómputo de pena, a los fines de que el equipo de abogados de la defensa pública, articule el pedido de libertad asistida.También, ordenó que se libren los oficios correspondientes al pedido de los informes de conducta y concepto; y el informe de la psicóloga del tribunal.

Causas y condenas

En el 2014, el tribunal colegiado, integrado por los jueces: Roberto Casal, Javier Criado y Daniel Pérez, resolvió por unanimidad, condenar a Claudio Marcelo Lezcano (41), a la pena de ocho años de prisión de cumplimiento efectivo, por ser autor penalmente responsable por el delito de robo agravado, en tres hechos.En esa ocasión, Lezcano fue llevado ante un tribunal por hecho ocurrido, el sábado 8 de junio del año 2013, a las 21:30, en la despensa ubicada sobre la avenida 9 de julio y calle Argentina, del barrio 21 de junio.Ese día, el imputado habría ingresado al local y luego de sacar un cuchillo, amenazó a la dueña del negocio y a una empleada, exigiéndoles que le dieran dinero. Las víctimas, le entregaron una suma cercana a los setecientos pesos.

Lezcano, les dijo que además tenía hambre, y se llevó una bolsa de sándwiches de miga.Asimismo, las mujeres, denunciaron que el asaltante, las amenazó, diciéndoles “si me denuncias o llamas a la policía, te voy a hacer mierda”. Antes de irse del local comercial, cortó el cable del teléfono fijo.

También se llevó un teléfono celular y plasticola de colores. Dos días después, aproximadamente a las 20:00 horas, Lezcano, regresó a la despensa “9 de julio”.Por segunda vez, amenazó a la propietaria, obligándola a que le entregue el dinero de la recaudación. Su botín, incluyó cigarrillos Malboro y máquinas de afeitar.Cuando se retiró del comercio, el agresor le manifestó a la víctima: “la próxima vez, voy a venir y si hay gente, yo te voy a decir lo que necesito, y vos lo vas a poner adentro de la bolsa, sin decir nada”, concluyó.En tanto, el 18 de junio, a las 19:00 horas, Lezcano fue por su tercer robo.

En esta oportunidad, ingresó a la despensa “2 de abril”, ubicada sobre la avenida homónima en el barrio 21 de junio.Para concretar su delito, esgrimió un cuchillo, amenazó a la propietaria y se llevó mil pesos de la caja registradora.Antecedentes penales computablesEn el año 2007, recibió una condena de tres años de prisión. Su proceso judicial, fue por el delito de lesiones graves.

En 2008, un tribunal, le impuso la pena de cinco años y medio de prisión, de efectivo cumplimiento. En esa causa judicial, lo hallaron autor penalmente responsable, del delito de robo agravado por el uso de armasPresentación de petición de estímulo educativo.

El juez Daniel Pérez, hizo lugar al pedido de incorporación de estímulo educativo, a favor del interno, Marcelo Lezcano. La petición fue efectuada por el representante del Ministerio de la Defensa Pública, Marcelo Catalano, en función de un curso de panadería y pastelería, que su asistido realizó en el Instituto Penitenciario Provincial (I.P.P). Así las cosas, el magistrado, estableció una reducción de quince días, en la condena de Lezcano.

En tanto, dispuso que la oficina judicial, realice el computo de pena , los fines de fijar una nueva audiencia, para tratar el pedido de libertad asistida, solicitado por el abogado defensor Marcelo Catalano.

En el 2014, un tribunal colegiado, condenó a Lezcano, a la pena de ocho años de prisión, luego de ser declarado autor penalmente responsable, de tres hechos de robo agravado.La audiencia se desarrolló mediante conexión de vía remota. Desde la fiscalía, se conectó la fiscal Laura Castagno. El interno, Marcelo Lezcano, participó utilizando un teléfono celular desde la comisaría local. En representación de la defensa pública, asistió el abogado defensor, Marcelo Catalano. La operatoria del sistema, estuvo a cargo de los administrativos de la oficina judicialEl asesor legal del condenado, indicó que su defendido había cumplido parte de su pena, en el Instituto Penitenciario Provincial (I.P.P).

En esta institución, obtuvo una formación profesional en un curso de panadería y pastelería básica, realizado en el 2018.Catalano, peticionó al magistrado, que considere a esta capacitación como un estímulo educativo. En este sentido, propuso que mediante este certificado, su defendido acceda a la reducción de dos meses de su condena.Por otra parte, informó que ya habían requerido el informe socio ambiental de la casa de la madre de Lezcano, en la ciudad de Resistencia (Chaco), a los fines de solicitar que su representado acceda al beneficio de libertad asistida.

A su turno, Castagno, sostuvo que el curso de pastelería y panadería que realizó el condenado, no puede ser entendido como un curso profesional anual, en función de que solo tuvo una carga horaria de quince horas reloj.

En consecuencia, propuso que esa capacitación sea considerada un estímulo educativo, pero que le permita el adelanto del cumplimiento de su pena, por el plazo de un mes.Luego de escuchar las postulaciones de las partes, Pérez, explicó que los certificados del curso, confirman que el mismo, se puede contabilizar, como de duración bimestral.

Asimismo, cito jurisprudencia, sobre una obra reciente, vinculada a la interpretación de las normas de ejecución y la ley de ejecución. También se refirió a fallos judiciales, para dar sustento a su resolución. Así las cosas, resolvió que luego de analizar la corriente doctrinaria jurisdiccional, corresponde hacer lugar al pedido de estímulo educativo y efectuar una reducción de quince días, en la condena de Marcelo Lezcano.Por otra parte, ordenó a la oficina judicial, que realice un cómputo de pena, a los fines de que el equipo de abogados de la defensa pública, articule el pedido de libertad asistida.También, ordenó que se libren los oficios correspondientes al pedido de los informes de conducta y concepto; y el informe de la psicóloga del tribunal. Causas y condenas En el 2014, el tribunal colegiado, integrado por los jueces: Roberto Casal, Javier Criado y Daniel Pérez, resolvió por unanimidad, condenar a Claudio Marcelo Lezcano (41), a la pena de ocho años de prisión de cumplimiento efectivo, por ser autor penalmente responsable por el delito de robo agravado, en tres hechos.En esa ocasión, Lezcano fue llevado ante un tribunal por hecho ocurrido, el sábado 8 de junio del año 2013, a las 21:30, en la despensa ubicada sobre la avenida 9 de julio y calle Argentina, del barrio 21 de junio.Ese día, el imputado habría ingresado al local y luego de sacar un cuchillo, amenazó a la dueña del negocio y a una empleada, exigiéndoles que le dieran dinero.

Las víctimas, le entregaron una suma cercana a los setecientos pesos. Lezcano, les dijo que además tenía hambre, y se llevó una bolsa de sándwiches de miga.Asimismo, las mujeres, denunciaron que el asaltante, las amenazó, diciéndoles “si me denuncias o llamas a la policía, te voy a hacer mierda”. Antes de irse del local comercial, cortó el cable del teléfono fijo. También se llevó un teléfono celular y plasticola de colores.

Dos días después, aproximadamente a las 20:00 horas, Lezcano, regresó a la despensa “9 de julio”.Por segunda vez, amenazó a la propietaria, obligándola a que le entregue el dinero de la recaudación. Su botín, incluyó cigarrillos Malboro y máquinas de afeitar.Cuando se retiró del comercio, el agresor le manifestó a la víctima: “la próxima vez, voy a venir y si hay gente, yo te voy a decir lo que necesito, y vos lo vas a poner adentro de la bolsa, sin decir nada”, concluyó.

En tanto, el 18 de junio, a las 19:00 horas, Lezcano fue por su tercer robo. En esta oportunidad, ingresó a la despensa “2 de abril”, ubicada sobre la avenida homónima en el barrio 21 de junio.Para concretar su delito, esgrimió un cuchillo, amenazó a la propietaria y se llevó mil pesos de la caja registradora.Antecedentes penales computablesEn el año 2007, recibió una condena de tres años de prisión.

Su proceso judicial, fue por el delito de lesiones graves. En 2008, un tribunal, le impuso la pena de cinco años y medio de prisión, de efectivo cumplimiento. En esa causa judicial, lo hallaron autor penalmente responsable, del delito de robo agravado por el uso de armas