Era transportada en una camioneta de forma irregular y había sido faenada clandestinamente. Hay tres personas de Trelew implicadas. La carga valuada en $250 mil constituye una cifra récord en el control de la caza furtiva en la localidad chubutense.

En un control vehicular en Dolavon, personal policial logró secuestrar 1.000 kilos de carne faenada ilegalmente. El procedimiento se llevó a cabo anoche, pasadas las 23 horas, sobre la Ruta nacional N°25, en la intersección con la Ruta provincial N°40.

Tres personas del barrio INTA de Trelew fueron sorprendidas pretendiendo evitar los controles policiales, circulando a altas horas de la anoche a bordo de una Ford F100. Según indicaron fuentes policiales, el joven que conducía el rodado iba acompañado de un hombre de 55 años y un tercero de 74.


Según informó #DiarioJornada, en primera instancia se les solicitó la documentación de rutina. Pero a simple vista, sobre la caja de la camioneta, los efectivos observaron el pelaje de varios guanacos. Los hombres manifestaron no tener permiso de caza. Sin embargo, tampoco exhibían ningún tipo de arma dentro del vehículo. Aun así, fueron escoltados hasta la dependencia policial.

En efecto, las autoridades detectaron la importante carga de carne faenada y lista para comercializar. Conforme a lo explicado por la Policía, a modo de referencia, la carne de guanaco se vende a $250 el kilo a las carnicerías. Por lo que la carga incautada fue valuada en $250.000.

Intervino en el hecho la Dirección de Fauna Silvestre y se labraron actuaciones por la infracción a la Ley de Conservación de la Fauna.