El Secretario General del Sindicato de Camioneros del Chubut, Jorge Taboada, señaló a la enfermera Analía Muñoz como la responsable de haber llevado las vacunas Sputnick V a la obra social de ese sindicato que presuntamente fueron sacadas del hospital de Comodoro Rivadavia.

Aseguró que «no teníamos forma de sospechar» de la agente del sistema sanitario porque fue la misma que había hecho las aplicaciones de la vacuna contra la gripe.

Taboada sostuvo que fue Muñoz quien les dijo que tenía disponbilidad de vacunas e incluso cobró por cada aplicación 1.500 pesos, lo cual está asentado porque fue debidamente facturada la prestación.

Dijo que las vacunas pedidas fueron 20 y estaban destinadas a los trabajadores de la obra social que están en la primera línea de atención.

«Acá no vacunamos a la suegra ni a la comisión directiva, se accedieron a esas vacunas para el personal de salud» aseguró Taboada.

El dirigente se mostró visiblemente molesto con la prensa de Comodoro Rivadavia a quienes no dudó en calificar como «mercenarios».

Las explicaciones del dirigente camionero fueron brindadas hoy desde la radio que tiene esa organización sindical en Comodoro Rivadavia.

También cuestionó al ministro de salud, Fabián Puratich, quien tomó distancia de lo ocurrido como si no fuera el máximo responsable de la cartera que tiene la responsabilidad de la distribución y custodia de las dosis.