La marcha, impulsada en redes sociales bajo el hastag #27F y respaldada por dirigentes de la oposición, comenzó a las 17

Ciudadanos autoconvocados con banderas argentinas y dirigentes opositores de diversas extracciones partidarias comenzaron a movilizarse en todo el país en rechazo del escándalo del vacunatorio VIP que terminó con la renuncia de Ginés González García del Ministerio de Salud. El epicentro de la protesta era, en Buenos Aires, el Obelisco y la Plaza de Mayo, pero también se repetían en las plazas y centros del interior del país. La convocatoria se realizó desde mediados de semana bajo el hashtag #27F.

La convocatoria, que se realizó principalmente por las redes sociales, tuvo un fuerte respaldo y activa participación de sectores de la oposición, pero no sólo de Juntos por el Cambio, sino también agrupaciones políticas como las lideradas por el economista José Luis Espert, entre otros. Tanto la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, como el diputado nacional por el radicalismo, Mario Negri, y el senador Martín Lousteau, fueron algunos de los que se mostraron en torno a la Plaza de Mayo.

De todos modos, el grueso de los manifestantes eran personas sin identificación partidarias, que comenzaron a caminar por las distintas calles porteñas, en dirección al Obelisco y luego, desde allí, hasta las inmediaciones de la Casa Rosada. Algunos fueron con banderas argentinas y remeras de la Selección nacional y carteles que expresaban la bronca contra el gobierno de Alberto Fernández e incluían referencias al escándalo del “vacunatorio VIP”.

Más allá de que el epicentro era la ciudad de Buenos Aires, en Córdoba también habían manifestantes en el centro de la capital mediterránea, en la zona del Patio Olmos, donde habitualmente se convocan las protestas. Las imágenes que se publicaban en las redes -que también criticaban la existencia de vallados que complicaban la circulación- repetían lo que se veía en las calles porteñas: gente con banderas argentinas y pocas identificaciones partidarias.

En Rosario ocurría lo mismo, aunque en este caso, el lugar elegido era el Monumento a la Bandera, donde se expresaban los autoconvocados contra el escándalo de las “Vacunas VIP”.

Otros dirigentes que también anunciaron que estarán presentes en la Plaza de Mayo son los diputados de Juntos por el Cambio Fernando Iglesias, Waldo Wolff y Álvaro de Lamadrid y el ex ministro de Agricultura Luis Miguel Etchevehere. El ex fiscal federal Pablo Lanusse, el ex integrante del Consejo de la Magistratura Alejandro Fargosi y la ex diputada Cynthia Hotton son otros de los que aseguraron su participación.

Entre otros, también adelantaron a sus seguidores que se sumaron al #27F los legisladores Luis Petri, Mariana Zuvic, Hernán Reyes y Marcela Campagnoli, quien afirmó: “Con barbijo y sin bandera partidaria, marcharé este sábado, con todos los ciudadanos que luchan en paz, por una Argentina distinta. Que nos incluya a todos, sin privilegios, con salud, justicia y educación. La verdad nos hará libres. No aflojemos”.

Para contrarrestar esta iniciativa, movimientos sociales afines al oficialismo y sindicatos de la CGT, con apoyo de la CTA, convocaron a una movilización para el próximo lunes en el Congreso de la Nación para transmitirle su apoyo al presidente Alberto Fernández en la apertura de sesiones ordinarias.

El jefe de Estado agradeció hoy el respaldo pero pidió al mismo tiempo que se evite una movilización presencial fuera del Palacio Legislativo. “Les pido que sigamos dando el ejemplo y que esta vez cada uno siga mi mensaje en forma remota. Desde sus casas o desde sus lugares de trabajo”, solicitó en redes sociales. Y agregó: “La pandemia aún nos ataca. Nosotros cuidemos al prójimo aunque otros no lo hagan”.

“Mientras el Gobierno Nacional, junto a los gobernadores provinciales, desarrollamos el operativo de vacunación más grande de nuestra historia, debemos extremar los cuidados. Ya habrá tiempo de llenar plazas, reencontrarnos y fundirnos en abrazos”, finalizó el máximo mandatario.