El defensor recibió un golpe en la costilla, mientras que el mediocampista acusó una fuerte molestia en la rodilla izquierda. Ambos debieron ser reemplazados.

Una jugada completamente desafortunada para Boca frente a Sarmiento de Junín. El reloj marcaba 24 minutos del primer tiempo cuando, en dos acciones diferentes pero simultáneas, se lesionaron Eduardo “Toto” Salvio y Carlos “Cali” Izquierdoz. Ambos debieron ser reemplazados y generan mucha preocupación en el cuerpo técnico.

El primero en caer fue Salvio. El mediocampista ofensivo comandó un interesante ataque para el Xeneize, pero cuando intentó habilitar a Edwin Cardona, pisó mal y quedó en el piso, tomándose la rodilla izquierda, la misma de la que había sido operado por la rotura de ligamentos cruzados en la temporada 2014/15, cuando jugaba en el Benfica. El lunes le realizarán estudios, pero en primera instancia creen que se trataría de un esguince.

El árbitro no detuvo el juego y en esa contra llegó la lesión de Izquierdoz. El futbolista de 32 años se barrió para cortar el ataque del equipo de Junín y recibió un fuerte golpe en la zona de las costillas. Pese a que intentó seguir jugando, el dolor lo obligó a pedir el cambio.

Boca no pudo con Sarmiento en La Bombonera

Una noche para el olvido para el Xeneize. El equipo de Miguel Russo jugó mal y empató 1 a 1 ante Sarmiento de Junín en La Bombonera, en un encuentro correspondiente a la fecha 3 de la Copa de la Liga Profesional del fútbol argentino.

El local fue de mayor a menor. En los primeros minutos se hizo dueño de la pelota y generó una buena sociedad sobre el costado izquierdo con Edwin Cardona, Sebastián Villa y Frank Fabra, que permanentemente pasaba al ataque. Sin embargo, todo cambió a partir del minuto 24, cuando en una misma jugada se dio la juga de laslesiones de Carlos Izquierdoz y Eduardo Salvio.

El DT se vio obligado a hacer dos cambios: Izquierdoz salió por Lisandro López, mientras que para reemplazar a Salvio envió a Villa sobre el sector derecho y por la izquierda ingresó Agustín Obando. Con esta última modificación, desarmó el circuito de ataque de Boca.

Con el correr de los minutos la visita logró emparejar la historia, hasta que en el complemento propuso un juego de igual a igual. Así, llegó la sorpresa: a los 20 minutos de la segunda etapa, Grabriel Alanís realizó una gran maniobra individual y marcó el 1 a 0 para Sarmiento. El conjunto de la Ribera logró reaccionar rápido. Cuatro minutos más tarde, Edwin Cardona mandó un buen centro y Licha López marcó de cabeza el tanto del empate.

Lo que siguió fue un Boca desordenado que, con más ganas que ideas, fue en busca del triunfo. Sin embargo, prácticamente no generó peligro. La visita intentó aprovechar los espacios libres, aunque tampoco inquietó demasiado a Andrada. Así, debieron conformarse con el punto.