El presidente Alberto Fernández dijo que ”tener un techo es un derecho humano y tenemos que preservarlo y garantizarlo”, al encabezar este mediodía en el Museo del Bicentenario de Casa Rosada el acto de firma de un convenio con la CGT y la CTA para asignar 1.200 viviendas del programa Casa Propia en la Ciudad de Buenos Aires y en distintos municipios bonaerenses.

Las casas están la Ciudad de Buenos Aires (791), y en Ezeiza(202), La Matanza (92), San Miguel (58), San Nicolás (27), Lincoln (13), Canning (12), Bahía Blanca (4) y Tandil.

“Le agradezco a todos los compañeros dirigentes sindicales por el compromiso que han asumido con nosotros de que estas casas le lleguen a gente de trabajo y fundamentalmente a los que más lo necesitan”, dijo el mandatario.

“Estamos empeñados en que, cuando el 2023 llegue, podamos cumplir el objetivo de construir casas para 260 mil familias en todo el país”, dijo al anunciar el plan de gestión que le presentó el ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi, quien lo acompañaba en el acto.

El Presidente explicó que “ese plan cuesta 10 mil millones de dólares en términos actuales, que es la cuarta parte de la deuda que otros tomaron con el FMI”.

“Cuando me apuran para renegociar con el Fondo yo les digo que mi urgencia son los que no tienen casa, los que no tienen techo, los que no tienen trabajo, son los que han caído en el pozo de la pobreza, esa es mi mayor urgencia”, remarcó.

Por su parte, Ferraresi señaló que “entre el Estado y los gremios, vamos a articular esta política” para “empezar a dar vuelta la página con respecto al tema de vivienda para los trabajadores”.

“Vinimos a poner la política de vivienda como política de Estado que en el tiempo se consolide y que cada trabajador tenga derecho a tenerla”, remarcó.

El ministro firmó el convenio de adhesión al Programa Casa Propia con el secretario general de la CGT, Héctor Daer, y el secretario general Adjunto de la CTA, Daniel Catalano.

El objetivo del acuerdo que firmaron el Gobierno nacional con las centrales obreras es facilitar el acceso a la casa propia y promover la participación de los sindicatos en su asignación.

Mediante el mismo se presentarán procedimientos de asignación de viviendas que priorizan criterios relacionados a la perspectiva de género, la composición de los hogares, la inclusión de adultos y adultas mayores, los segmentos de ingresos, el personal de salud, la condición de discapacidad en el grupo familiar, y a los veteranos de Malvinas, entre otros.

Esto se suma a la aplicación de una nueva fórmula, denominada Hog.Ar, para la actualización de capital de los créditos hipotecarios que se basa en la evolución del Coeficiente de Variación Salarial (CVS) que publica el Indec, lo que promueve la estabilidad entre las cuotas a pagar y los ingresos a lo largo de la duración del crédito.

A su vez, cuando se produzcan mejoras del salario real, la actualización por variación del CVS no podrá superar en un dos por ciento a la variación del Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER), que será el tope de referencia.

Además, durante la actividad, el Presidente, el ministro Ferraresi y el intendente de La Matanza, Fernando Espinoza, entregaron las llaves de casas a familias adjudicatarias del programa Casa Propia-Construir Futuro de manera simbólica en representación de 288 viviendas que se encuentran en la localidad de Ciudad Evita, y que demandaron una inversión de 420 millones de pesos.

Del acto participaron también el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; y el ministro de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, Claudio Moroni.