Uno de los delanteros del Millonario podría emigrar a España, pero un ex goleador manifestó sus deseos de volver al club.

Los jugadores de River celebran uno de los goles de Julián Álvarez en la final disputada ante Racing en Santiago del Estero. Foto EFE/Juan Ignacio Roncoroni/

Los jugadores de River celebran uno de los goles de Julián Álvarez en la final disputada ante Racing en Santiago del Estero. Foto EFE/Juan Ignacio Roncoroni/

A pesar del comienzo inestable en la Copa de la Liga Profesional, River demuestra día a día que atraviesa un gran presente. Las derrotas con Estudiantes Argentinos, junto con el empate frente a Boca, no representan una gran preocupación para Marcelo Gallardo, ya que lo que lo inquieta al estratega del Millonario es el interés del Valencia y la Real Sociedad por Julián Álvarez, uno de los delanteros favoritos de Napoleón.

El enorme futuro que demostró el joven surgido de las canteras de Núñez ampara el deseo de los equipos europeos de contar con el joven que fue campeón del Preolímpico que organizó Colombia el año pasado y participó del Mundial Sub 20 en Polonia (octavos de final) y el Sudamericano en Chile (subcampeón).

Las novedades pasan por los cambios que se puedan establecer en la entidad valenciana, dado que el volantazo en la dirigencia podría conformar una apuesta plagada de prometedoras estrellas que anuncian un futuro pleno. En cambio, los vascos podrían apostar por Julián Álvarez si se concreta la venta de una de sus principales figuras, Alexander Isak, quien está valuado en una cifra cercana a los 40 millones de euros.

Sin embargo, Gallardo desea retener al goleador para afrontar la próxima Copa Libertadores que dará su inicio el próximo mes. En este contexto, el que manifestó sus deseos de volver a ponerse la camiseta de la banda fue Lucas Boyé, quien aseguró que le gustaría que River lo fuera a buscar. En diálogo con el programa radial Cómo te va, el ex atacante del Millonario no dejó ninguna duda sobre sus intenciones: “En River me quedó la espina de no poder demostrar lo que soy como jugador. En algún futuro me gustaría volver a Argentina, pero hoy estoy cómodo acá”, remarcó la figura del Elche, que aspira a mantener la categoría en La Liga de España.

Gallardo genera algo muy fuerte. En ese año y medio que estuve en River, y me tocó vivirlo de cerca, ya se notaba que era un entrenador distinto para el fútbol argentino”, explicó Boyé.

En lo que respecta al futuro inmediato, el plantel volvió a los entrenamientos luego del 6-1 ante Godoy Cruz de Mendoza sin la presencia de Fabrizio Angileri y con Gonzalo Montiel en observación de cara al clásico del domingo ante Racing.

Angileri continúa con su familia como consecuencia del fallecimiento de su padre. El lateral quedó desafectado para el compromiso con el Tomba y recibió licencia indeterminada por parte del cuerpo técnico.

Su ausencia le resta posibilidades para ser tenido en cuenta frente a la Academia en el Monumental. Por su parte, Montiel continúa en la puesta a punto desde lo físico tras superar una mononucleosis. El defensor del seleccionado argentino encaró una nueva semana de trabajos en el River Camp de Ezeiza, pero sigue sin realizar ejercicios con pelota.

Con este panorama, Gallardo dispondría de Milton Casco, quien cumplió una fecha de suspensión por su expulsión en el Superclásico, en lugar de David Martínez y mantendría a Alex Vigo como lateral por la derecha.

El Muñeco tendrá esta semana para definir la defensa, una línea que sufrió muchos contratiempos con las ausencias de Angileri, Montiel y Casco más las lesiones de Robert Rojas (desgarro) y Javier Pinola (fractura de antebrazo derecho).

Además, la actuación superlativa de volantes y delanteros ante Godoy Cruz potenció a jugadores como Agustín Palavecino y Julián Álvarez, quienes hicieron méritos para ganarse un lugar entre los titulares.