“Game Changer” fue revelado en mayo en el Hospital Universitario Southampton y rinde tributo a los trabajadores de primera línea contra el coronavirus.

Una pintura de Bansky que muestra a un niño con un juguete de enfermera como una superheroína se vendió el martes por más de 20 millones de dólares, un récord en una subasta del artista callejero británico. “Game Changer”, que fue revelado en mayo pasado en el Hospital Universitario Southampton, rinde tributo a los trabajadores de primera línea del Servicio Nacional de Salud (NHS, por su sigla en inglés) de Gran Bretaña en su lucha contra la pandemia de COVID-19.

La obra de arte pintada a mano en blanco y negro muestra al niño levantando a la enfermera con el brazo estirado y usando una capa, mientras los superhéroes tradicionales Batman y El Hombre Araña aparecen en un cesto.

A través de Southampton Hospitals Charity, las ganancias de la venta se utilizarán para financiar proyectos de bienestar para el personal y los pacientes y se distribuirán a una comunidad más amplia de proveedores de atención médica tanto en el NHS como en los sectores de beneficencia, dijo Christie’s.Katharine Arnold, codirectora de Arte Contemporáneo y de Posguerra en Europa en Christie’s

Banksy es un artista extraordinario que es un barómetro constante del sentimiento nacional

Una reproducción de la pintura se exhibirá en el hospital, agregó.

En la subasta de Christie’s transmitida en vivo, la pintura se vendió por un precio de 14,4 millones de libras (19,85 millones de dólares). Con tasas agregadas, su precio final fue de 16,75 millones de libras, un récord en una subasta de Bansky, según Christie’s.

“Banksy es un artista extraordinario que es un barómetro constante del sentimiento nacional”, dijo Katharine Arnold, codirectora de Arte Contemporáneo y de Posguerra en Europa en Christie’s, en un comunicado.

“Con la imagen perfecta de un niño jugando con su muñeca de superheroína, una enfermera de la Cruz Roja internacional, él capturó perfectamente la esencia de este momento en el tiempo”, agregó.

La venta se realizó el martes, cuando los británicos conmemoraron un año desde que el primer ministro Boris Johnson ordenó al país que hiciera su primera cuarentena.

En la subasta se realizó un minuto de silencio para recordar a las más de 126.000 que perdieron su vida por el virus.