En La Fortaleza, el equipo de Zubeldía se impuso por 4-2 y quedó como escolta de Vélez en la Zona 2.

Pepo De la Vega grita su gol, el tercero de Lanús.

José Sand es un delantero que te puede cambiar el rumbo de un partido en un segundo. No necesita tocar mil veces el balón el veterano goleador de 40 años: con una jugada le alcanza. Le pasó muchas veces a lo largo de su carrera y le volvió a suceder anoche, en la goleada de Lanús 4-1 contra Patronato. Porque jugaba mal el Granate y hasta incluso merecía perder. No había pateado al arco. Pero Pepe provocó un penal en el minuto final del primer tiempo y después lo convirtió. Y recién ahí el local se hizo dueño del juego, que ganó con autoridad.

Se insiste: no había pateado al arco Lanús en 45 minutos. Sin brillar, Patronato fue mejor porque jugó mucho y bien Héctor Canteros. El ex volante de Vélez se movió de enganche y le costó tomarlo a Belmonte, que fue tapón en lugar de Quignón. En un par de corridas generó peligro el elenco de Paraná, aunque por algo no conoce la victoria en el torneo: no tiene peso ofensivo.

Y fue penal el de Dylan Gissi, por mucho que protestaron los visitantes. La pelota le pegó en la mano tras el remate de media vuelta de Sand. Pepe remató y atajó Ibáñez. Pero el asistente Adrián Delbarba marcó adelantamiento del arquero y en la revancha el goleador no perdonó.

Intentó ser más ofensivo con los cambios el entrenador Iván Delfino, pero pronto se encontró con el segundo de Lanús, de Belmonte de cabeza, y ya no hubo más partido.

Los minutos finales fueron frenéticos y a puro gol: el ingresado De La Vega festejó el tercero luego de una contra comandada por Sand, Oliver Benítez descontó con un notable cabezazo, el juvenil Vera estiró la ventaja del local y Sosa Sánchez puso el 4-2 final.

Ganó Lanús, se recuperó de la derrota contra Banfield y se acomodó bien arriba en la Zona 2. “El primer tiempo fue muy duro, pero en el segundo tiempo encontramos espacios y mejoramos”, resumió Belmonte tras la goleada.