Con el objetivo de amainar los contagios y en la previa del feriado de Semana Santa, el gobierno nacional estableció una serie de medidas para frenar la segunda ola de contagio, entre ellas, que la administración pública evite la presencialidad y realice teletrabajo durante esta semana. “El riesgo epidemiológico está creciendo en el país”, estableció Santiago Cafiero.

A su vez, la ministra de Salud, Carla Vizzotti, alertó sobre la peligrosidad de la transmisión comunitaria de las nuevas variantes del coronavirus: de acuerdo a la cartera de Salud se han detectado 28 de la mutación del Reino Unido (en Buenos Aires, Ciudad de Buenos Aires, Córdoba y Tucumán) y 17 de la variante Manaos (en Ciudad de Buenos Aires, Córdoba y Santiago del Estero).

MEDIDAS ANTE EL AUMENTO SOSTENIDO DEL NÚMERO DE CASOS DE COVID-19

Las medidas son:

📌 TELETRABAJO DE LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA NACIONAL: desde mañana hasta el miércoles inclusive el sector público nacional quedará eximido de asistir al lugar de trabajo y cumplirá sus tareas de modo remoto o por teletrabajo. El Gobierno nacional invitó a sumarse a esta medida a los gobiernos provinciales, municipales, poder legislativo, judicial y al sector privado.

📌 TURISMO CON CUIDADO: Ante la proximidad de Semana Santa, es fundamental redoblar los esfuerzos para fortalecer los cuidados y sostener el turismo con cuidado, evitando las actividades de alto riesgo, lo que será posible con el compromiso de las provincias, los municipios, el sector privado y la sociedad. Este verano se movilizaron 12.8 millones de argentinos y argentinas en el territorio nacional, lo que demuestra que es posible.

📌 REUNIÓN CON SECTORES DEL TURISMO: Mañana se realizarán reuniones entre los Ministerios de Salud, y de Turismo y Deportes con las cámaras de turismo, de transporte, y las aerolíneas, para fortalecer los protocolos de cuidado. Además, se va a convocar un Consejo Federal de Salud y de Turismo conjunto para trabajar de manera consensuada y federal.

📌 EDUCACIÓN: En relación con las actividades educativas, la presencialidad en las aulas es una prioridad y no debe confundirse con las actividades sociales que puedan derivar del encuentro de los niños, niñas y adolescentes.