Luego de protagonizar un escándalo, permanecer varias horas detenido por fugarse de un control vehicular en estado de ebriedad y por resistencia a la autoridad, Javier Alvaredo se comunicó telefónicamente con el gobernador, Mariano Arcioni quien le pidió la renuncia. La misma se haría efectiva mañana.

El apacible domingo chubutense terminó convulsionado luego que se viralizaran videos del presidente del Banco del Chubut, Javier Alvaredo, en estado de ebriedad y evadiendo los controles policiales durante esta madrugada.

 Cerca de las 4 de la mañana, el Presidente del Banco de Chubut, Javier Alvaredo, fue demorado por la policía luego de haberse negado a frenar en un control de tránsito en la ciudad de Puerto Madryn. En evidente estado de ebriedad, mostró resistencia a la autoridad, con insultos y agravios a los agentes.

Según se informó, el detenido iba como copiloto del auto en el que se trasladaba. El Volkswagen Up de color blanco era conducido por Hernán Egurza y casi atropella al personal del control, para luego doblar con el semáforo en rojo y tomar por el boulevard hacia el sur.

Fuentes de Fontana 50 consultadas por La Tecla Patagonia indicaron que existió durante la tarde una comunicación telefónica entre Alvaredo y el gobernador, Mariano Arcioni, donde quedó acordado que mañana se hará efectiva su renuncia de manera indeclinable a la presidencia del Banco del Chubut. 

Alvaredo llegó a la banca provincial en mayo pasado recomendado por Sergio Massa. Tras intensas negociaciones en la Legislatura su pliego fue aprobado hace pocos meses atrás. No es el primer escándalo público del massista.

En meses anteriores habría tenido problemas con varios empleados de la entidad por sus malos tratos; además fue acusado de violar la cuarentena – cuando las reuniones sociales estaban prohibidas- realizando un asado muy concurrido en su vivienda en Playa Unión.