A 20 días de la goleada que le propinó el equipo de Marcelo Gallardo por la Supercopa Argentina, Pizzi cambió el libreto y puso una línea de seis defensores. El conjunto de Núñez no supo cómo vulnerar a su rival y aburrieron en el Monumental.

River no pudo con Racing, que se juró no volver a ser goleado por el equipo de Marcelo Gallardo. No quiso tropezar con la misma piedra y así se lo hizo saber de entrada: la Academia se plantó con una línea de 6 y el conjunto de Núñez no encontró la llave para destrabar la propuesta que tenía enfrente. Así, aburrieron y empataron 0 a 0 por la séptima fecha de la Copa de la Liga Profesional.

Está claro que Juan Antonio Pizzi cambió el libreto y no le jugó de igual a igual a River. La derrota de hace 20 días, por la Supercopa Argentina, fue un golpe demasiado duro para volver a cometer los mismos errores. Por eso, de entrada, Racing se abroqueló y montó un cerrojo con línea de seis defensores. El entrenador no se quiso ni asomar al abismo de los cinco goles sufridos a principios de mes.

Así, el equipo de Marcelo Gallardo dominó, pero sin lastimar. Tuvo la pelota, pero no supo qué hacer con ella. Sintió, otra vez, la ausencia de Nacho Fernández, transferido al fútbol brasileño, y chocó sin ideas con la defensa de Racing. Y nuevamente no encontró en el banco de suplentes las variantes para quebrar el desarrollo: ni Fontana ni Carrascal hicieron algo distinto a lo que hicieron Palavecino y Santos Borré.

La expulsión de Cáceres antes del cuarto de hora del segundo tiempo le puso el sello definitivo al planteo defensivo de Racing, que sin ruborizarse se limitó a defender hasta el final.