En un juicio abreviado, su mamá, su padre y un vecino fueron condenados a 10 y 9 años de prisión respectivamente.Dos hombres fueron condenados –en juicio abreviado- a 9 años de prisión y una mujer a 10 años de cárcel, por los abusos sexuales que sufrió una niña en el paraje Integración de Comandante Andresito.

Los condenados son los padres de la víctima y un vecino suyo de 62 años.

El acuerdo fue establecido por la Fiscalía y las defensas de los acusados y es el Tribunal Penal 1 de Eldorado, quien debe homologar ahora las sentencias.

Las penas recayeron sobre los padres de la menor (ella de 44 años y el hombre de 45 años) y un vecino suyo, que había quedado viudo.

Su madre fue quien la entregó al sexagenario y fue condenada a 10 años de prisión por “encubrimiento agravado en concurso real, promoción a la prostitución agravado por el vínculo y la condición de menor de la víctima”.

Su padre había comenzado a violarla también cuando se enteró de su padecimiento y prolongó su calvario y fue condenado a 9 años de cárcel por “abuso sexual con acceso carnal doblemente agravado por el vínculo y la convivencia preexistente varios hechos”.

En tanto que el tercer acusado aceptó también la culpa y recibirá 9 años de prisión por los delitos de “abuso sexual con acceso carnal agravado por la condición de menor de la víctima en concurso real con coacción”.

De acuerdo al expediente de elevación a juicio, la menor comenzó a ser violada por un vecino de la familia, un viudo de 62 años, cuando tenía tan solo 8 años, entregada por su madre, a cambio de dinero.Luego, a los 10 años cuando le víctima le cuenta lo que le sucedía a su padre, un agricultor de 45 años, éste también comenzó a abusar sexualmente de ella.Cansada de los abusos, la menor se fue a vivir con una hermana mayor a los 13 años, y allí fue que dejó trascender su verdadero calvario.

Inmediatamente, su hermana formaliza la denuncia y son detenidos los padres de la niña y el sexagenario abusador.

Los dichos de la menor fueron ratificados por ella misma luego ante una audiencia realizada en Cámara Gesell de Eldorado, en agosto de 2018. Además, los exámenes médicos efectuados a la menor corroboraron las lesiones compatibles con el abuso sexual de vieja data.