El Ciclón ganó su segundo partido consecutivo en la Copa de la Liga Profesional. Ambos equipos se cruzaron cuando se terminaba el partido.

San Lorenzo consiguió este viernes por la noche un nuevo triunfo en la Copa de la Liga Profesional, tras derrotar 2 a 0 a Rosario Central en el Nuevo Gasómetro. Se trata de una victoria muy importante para el Ciclón, que de esta manera encadenó su segundo triunfo consecutivo y, de a poco, empieza a recuperarse.

Franco Di Santo, a los 36 minutos del primer tiempo, y Ángel Romero, en la última jugada del partido, anotaron los goles. Fue un duelo que tuvo un final escandaloso, con una pelea entre ambos equipos que duró varios minutos. El Canalla terminó con dos expulsados: Emiliano Vecchio (uno de los principales protagonistas de la pelea) y Lautaro Blanco.

El cruce comenzó luego de que los jugadores de Rosario Central fueran muy duro contra Ángel Romero, lo que desató el malestar de San Lorenzo. En ese momento comenzaron a empujarse. Pero la pelea no solo estuvo dentro del campo de juego: afuera, el Kily González –entrenador de Central- también perdió el control. Tanto, que sus futbolistas tuvieron que calmarlo.

El árbitro, Lucas Comesaña, tuvo un flojo rendimiento. De hecho, tras la pelea, apenas mostró tres tarjetas amarillas, cuando pudo haber sacado alguna roja: Alexis Sabella -en San Lorenzo-, Luciano Ferreyra y Vecchio -en Rosario Central-. Vecchio vio la roja, es cierto, pero porque ya estaba amonestado.null

El partido se jugó en el Nuevo Gasómetro (Foto: Fotobaires).