El presidente del Movimiento Monárquico Argentino propuso a una de las hijas de Máxima para que sea reina de Argentina y así dejar atrás la corrupción.

Si bien muchos países europeos con régimen monárquico cuestionan bastante dicha institución, recientemente surgió una sorpresiva propuesta nunca antes vista. El presidente del Movimiento Monárquico Argentino propuso que Argentina tuviera reina, pero no una cualquiera. Su propuesta alcanzaba a una de las hijas de Máxima Zorraguieta. 

La propuesta surgió de Mario Santiago Carosini, quien considera que al tener reina se dejaría atrás “el atraso y la corrupción”. Dicha idea alcanzaría a Alexia o Ariane, ya que la mayor de las hijas, Amalia, es la heredera natural de su padre y sería la próxima reina.

En palabras de Carosini, implementar una monarquía constitucional parlamentaria ayudaría a terminar con la “corrupción estructural y llegar a mejores índices de desarrollo, bienestar y nivel de vida“. Por otro lado, afirmó que es necesario “rescatar los ideales de nuestros próceres monárquicos como San Martín, Belgrano y Alberdi“.

El proyecto de ley que presentará el Movimiento Monárquico Argentino propone que la reina viva en la Quinta de Olivos y que la sede de gobierno continúe siendo la Casa Rosada. A su vez, propone una monarquía que se “austera”. “Mi modelo sería como el reino de Suecia, donde los diputados se planchan sus camisas y viven en un monoambiente“, explica.

De esta manera, propone un modelo que no tenga “lujos ni gastos excesivos”. Entonces, las candidatas serían tanto Alexia como Ariane. Alexia tiene 15 años y es considerada la “princesa rebelde de Holanda”. Por su parte, Ariene tiene 14 años y es de más perfil bajo.