Ya hay polémica en Estados Unidos por el cambio. Qué información se puede “llevar”.

El popular servicio de intercambio de videos de formato corto TikTok cambió silenciosamente su política de privacidad en los EE. UU. y generó polémica: ahora pueden recopilar automáticamente información biométrica, como huellas faciales y de voz del contenido que sus usuarios publican en la plataforma.

El cambio de política, detectado por primera vez por el medio especializado TechCrunch , entró en vigor el 2 de junio. Los usuarios de TikTok que residen en el Espacio Económico Europeo (EEE), el Reino Unido, Suiza y otras geografías (excepto India) donde opera el servicio están exentos de los cambios.

Pero preocupa el cambio porque podría expandirse paulatinamente.

“Podemos recopilar identificadores biométricos e información biométrica según se define en las leyes de EE. UU., tales como huellas faciales y de voz, de su contenido de usuario. Cuando así lo exija la ley, solicitaremos los permisos necesarios de usted antes de dicha recopilación”, explicó ByteDance, la compañía dueña de TikTok.

También puede “escuchar y leer”

Las nuevas formas de recolectar información de TikTok. Foto Reuters

Además de esto, la política de privacidad de la empresa también señala que puede recopilar información sobre “la naturaleza del audio y el texto de las palabras pronunciadas en su Contenido de usuario” para “habilitar efectos de video especiales, para la moderación del contenido, para clasificación demográfica, contenido y recomendaciones de anuncios, y otras operaciones de identificación no personal”.

Además de no definir claramente la naturaleza exacta de la recopilación de datos biométricos u ofrecer una razón convincente de por qué esta recopilación de datos es necesaria en primer lugar, el lenguaje vagamente redactado podría permitir que TikTok acumule datos tan sensibles sin el consentimiento explícito de los usuarios.

Dado que solo un puñado de estados en los EE. UU. (California, Illinois, Nueva York, Texas y Washington) tienen leyes que restringen a las empresas la recopilación de dichos datos, la medida podría significar que TikTok no tiene que pedir permiso a sus usuarios en otros estados, como señaló TechCrunch.

En otras palabras, los usuarios dan su consentimiento para que se recopilen sus datos biométricos simplemente al aceptar sus términos de servicio.

Las revisiones a su política de privacidad se producen meses después de que TikTok acordó pagar 92 millones de dólares para resolver una demanda colectiva que alegaba que la aplicación violó la Ley de Privacidad de Información Biométrica de Illinois (BIPA) al capturar clandestinamente datos biométricos y personales de usuarios en los EE. UU.

Para orientar anuncios sin cumplir con los requisitos de consentimiento informado de la ley estatal.

Como parte del acuerdo, TikTok cumplió para evitar recopilar o almacenar información biométrica, identificadores biométricos, geolocalización o datos de GPS a menos que se indique expresamente en su política de privacidad. Visto desde esta perspectiva, es posible que los cambios sean el resultado del acuerdo de la demanda.

La compañía también atraviesa polémica en Europa: este viernes, la Comisión Europea aclaró cómo se deberán eliminar los contenidos sujetos a derechos de propiedad intelectual que cuelguen los usuarios en plataformas como Youtube o TikTok, cuando el lunes entre en vigor la directiva de derechos de autor que España no ha transpuesto aun.