La Verde, ampliamente superada por la Roja, rescató un 1-1 de Santiago gracias a un gol de penal de Martins, el máximo artillero de las Eliminatorias.

Misión cumplida para Bolivia, que antes de esta doble fecha estaba último en la tabla de posiciones y muy lejos de los puestos de arriba. Antes de viajar a Brasil para jugar la Copa América, la Verde cerró esta ventana Eliminatorias rumbo a Qatar 2022 con cuatro porotos en el bolsillo y quedó a tres unidades del quinto lugar, el del repechaje. Tras el 3-1 contra Venezuela en La Paz, rescató un milagroso empate 1-1 contra Chile (el rival de la Selección el próximo lunes en Río) en Santiago y se prendió en la pelea.

Sin ser aquel equipazo que armó el Loco Bielsa y que luego también brilló con Jorge Sampaoli, Chile mantiene un rasgo que se mantiene pese al paso del tiempo y del recambio del algunos nombres: la movilidad, algo a lo que Lionel Scaloni deberá prestarle atención cuando prepare el estreno. La Roja arrancó como una tromba, sin dar referencias en ataque y con los volantes que llegan desde atrás, y si no se 2-0 en ventaja en los primeros 10’ como la Selección en Barranquilla fue simplemente por la falta de puntería: Vargas estrelló un remate en palo a los 4’ del PT y Sierralta la mandó al travesaño apenas dos minutos después. Y también tuvo chance Alexis Sánchez.

Con la novedad de la línea de la 3 en el fondo, la Roja tuvo el dominio de todo el primer tiempo pero no se le dio el gol, que recién llegó en el segundo tiempo con un cabezazo de Erick Pulgar, que ya había hecho un gran partido contra Argentina. Sin embargo, en el fútbol no alcanza con los merecimientos y con llegar pero no lastimar… Con Carlos Lampe, como una de las figuras, y resistiendo como podía, Bolivia se encontró con un gol gracias a Marcelo Moreno Martins, su goleador, y también con una ayudita del VAR. Sobre el cierre del ST, desde la cabina llamaron al paraguayo Eber Aquino para que revise una mano de Maripán: cobró el penal y Martins metió su sexto tanto en estas Eliminatorias.

Cada punto y cada gol (en caso de un eventual desempate) en estas Eliminatorias sudamericanas valen oro, por eso este resultado de Bolivia toma aún más valor ya que salvo Brasil y Argentina, el resto de los equipos están muy pegaditos. Es que entre Ecuador, el tercero en la tabla, y Perú, el último, hay apenas cinco puntos de diferencia.