El ex Lanús llegó en agosto de 2018 y se adueñó del arco xeneize con grandes actuaciones. Sin embargo, en el último tiempo bajó su nivel. Jugará en el Monterrey de México.

Esteban Andrada llegó a Boca proveniente de Lanús en agosto de 2018 y confirmó rápidamente todo lo que se presumía sobre él, que le sobraban condiciones para adueñarse del arco del Xeneize. Este sábado, a casi tres años de aquella primera vez, el mendocino arregló todo y cerró su pase al Monterrey de México, que pagó unos 5,5 millones de dólares por su ficha.

En el medio, la historia de Andrada y Boca tuvo más altas que bajas. Su buena performance, con atajadas notables y largos invictos, lo hizo ganarse un lugar en la Selección Argentina, donde peleó cabeza a cabeza el puesto con Franco Armani.

Si se suman los ciclos de Guillermo Barros Schelotto, Gustavo Alfaro y el actual de Miguel Ángel Russo, el Sabandija jugó un total de 92 partidos y en 54 de ellos mantuvo el 0 en su arco. Una cifra difícil de rebatir en términos de rendimiento y eficacia.

A la hora de recordar sus mejores atajadas, hay una que se destaca por lo importante que fue en el resultado final: la noche en que Boca le arrebató el título a River en la última fecha de la Superliga 2020. Ese sábado 7 de marzo histórico en La Bombonera, ante los ojos de Maradona, Andrada salvó al Xeneize en el segundo tiempo, cuando el partido estaba 0 a 0. Luego llegó el gol de Carlos Tevez y el delirio total.

Como consecuencia de ese cerrojo que le puso al arco de Boca, en septiembre de 2019, con Alfaro en el banco, Andrada superó el récord que tenía Antonio Roma y con 864 minutos consecutivos sin recibir goles se convirtió en el arquero con mayor invicto en la historia del Xeneize. Poco después hizo lo mismo con el registro que tenía otra leyenda del club, Carlos Navarro Montoya, contando solamente los partidos del torneo local.

“Puede tener bajones, como cualquier ser humano”, comentó esta semana Luciano Nicotra, su representante, definiendo lo que fueron los últimos meses de Andrada en el club. El 1 pareció volver mal de una lesión, se mostró inseguro, y en un viaje por Libertadores a Ecuador se detectó que tenía coronavirus, por lo que terminó cediéndole el arco a Agustín Rossi, su suplente.

En una entrevista que brindó esta semana, Nicotra aclaró también por qué Boca en 2019 le dio un préstamo de dinero al arquero como adelanto por el porcentaje de una venta futura, situación que se terminó resolviendo ahora con el pase del mendocino al Monterrey de México.

Con Andrada se va uno de los últimos futbolistas que quedaban en la institución de los que jugaron en la histórica final de la Libertadores 2018 ante River en Madrid. Buffarini, Jara y Tevez lo hicieron en las últimas semanas, y Ábila a principio de año.

En resumen, de aquellos 11 titulares y 4 suplentes que ingresaron como relevos, solo Carlos Izquierdoz, Sebastián Villa y Cristian Pavón se mantienen en el plantel, con consideraciones disímiles para cada uno de ellos. El defensor se afirmó en la zaga a fuerza de regularidad, recibió palabras elogiosas de Juan Román Riquelme y se erige como capitán de este nuevo ciclo ante la partida del Apache. El delantero colombiano levantó mucho y es considerado como uno de los futbolistas a vender al mercado europeo. Y sobre Pavón hay que aclarar que tras la derrota en Madrid ya se fue y volvió tras su paso por Los Ángeles Galaxy, y que también podría dejar el club antes del reinicio de la actividad.

En definitiva, la salida de Andrada es una señal más de la dirección que está tomando el Consejo de Fútbol que lidera Riquelme, apostando a los juveniles del club y reforzando puestos claves. La pretemporada de Russo y sus dirigidos se inicia el viernes 18, y en el caso de no llegar alguna oferta importante por Rossi, será confirmado como el arquero titular de Boca.