Según un estudio publicado en la revista JAMA Psychiatry, los madrugadores tienen menos posibilidades de desarrollar trastornos de salud mental o depresión.

Un estudio reveló que despertarse una hora antes reduciría el riesgo de padecer depresión

Un estudio genético publicado en la revista JAMA Psychiatry revela que un pequeño cambio en la rutina, como despertarse una hora antes cada día, puede reducir en un 23% los riesgos de padecer depresión o un trastorno de salud mental. 

La investigación se llevó a cabo por expertos de la Universidad de Colorado-Boulder y el Instituto Broad del MIT y Harvard. Estos científicos detectaron que el cronotipo, es decir, la inclinación natural que tiene una persona para dormir en cierto momento, influye mucho en el riesgo de este padecimiento.

Por su parte, Celine Vetter, de la Universidad de Colorado Boulder, explicó que se sabe que las horas de sueño influyen en el estado de ánimo. Sin embargo, se preguntó: “¿Cuánto antes debemos cambiar a las personas para ver un beneficio?“. Al respecto, la investigación reveló que “dormirse incluso una hora antes se asocia con un riesgo significativamente menor de depresión“.

Por otro lado, estudios realizados con anterioridad revelaron que los noctámbulos tienen más probabilidades de sufrir depresión que los madrugadores. Sin embargo, como el estado de ánimo también afecta los patrones de sueño, no se logró determinar qué causa qué.

Por otro lado, analizaron las distintas variantes genéticas que afectan al cronotipo y establecen el tipo de sueño de cada persona. Así descubrieron que quienes tienden variantes que los llevan a madrugar tienen menos riesgo de padecer el trastorno. Si una persona que usualmente se acuesta a la 1am, lo hace a medianoche, se reduce el riesgo en un 23%. Si lo hace a las 11pm, lo reduce en un 40% y así.