Las consultoras prevén una desaceleración transitoria de la inflación en los próximos meses.

17 05 21 Precios Compras en supermercados Foto German García Adrasti –

En junio, la inflación se mantendría muy parecida a la de mayo: se ubicaría a entre 3 y 3,5%, según la estimación de los analistas. A pesar de esa tendencia transitoria a la desaceleración que se espera especialmente de cara a las elecciones, sigue preocupando la evolución de los precios de los alimentos, según los relevamientos privados.

De todas maneras, el Gobierno es el más optimista: espera que el índice perfore el piso del 3% bajo el argumento de que -en mayo- los alimentos crecieron por debajo del índice general de precios y de las menores presiones inflacionarias por las bajas recientes en las materias primas. Desde la consultora Eco Go, el economista Federico Furiase señala: “Vemos una desaceleración transitoria en los próximos meses y en este contexto, junio va a rondar el 3%”, dice. “En la previa de las elecciones podria ir hacia un ritmo promedio del 2,7%, por ejemplo. Básicamente porque hay un anclaje cambiario, tarifario y de otros precios regulados y porque el Banco Central (BCRA) tiene municiones en las reservas netas como para anestesiar los dólares financieros, como el contado con liqui y el MEP”, explica.

“ En ese contexto es que vemos una desaceleración hasta la elecciones. Pero también a partir de diciembre y sobretodo en el primer trimestre 2022, también hay altas chances de que la inflación se vuelva a acelerar porque probablemente empiecen a darse correcciones pendientes: por las tarifas, por la reapertura de paritarias que van a generar aumentos de de segunda vuelta y por el “over hang” de pesos (excedente monetario) que va a dejar el déficit fiscal de diciembre, sobretodo cuando la demanda estacional de dinero pegue la vuelta en enero y febrero”, según el analista. Y porque además,hay alguna dinámica devaluatoria del dolar oficial “un poquito mas rápida a partir de diciembre-enero para recuperar el colchón cambiario perdido en estos meses”, señaló.

Desde Ecolatina coinciden en que “el cierre del semestre podría ser el inicio de la desaceleración, que se combinará en los próximos meses con una depreciación muy lenta del tipo de cambio oficial y un freno a las autorizaciones de incrementos en distintos precios regulados”, explicó la consultora en su último informe. Sin embargo, advierte que los alimentos aportan rigidez a ese proceso. “Durante la primera mitad de junio el índice subió 3,8% respecto al mismo periodo de mayo, destacándose nuevamente el avance de casi 4% de Alimentos y bebidas (+3,9%), posiblemente afectado por el desarme de precios máximos hace unos días. De todos modos, prevemos que la inflación cierre por encima del 3% en el sexto mes del año, sin una considerable desaceleración respecto a mayo”, señaló.

Según los registros de la consultora LCG, que mide todas las semanas, 8000 productos en cinco supermercados, en la tercera semana de junio la suba de precios de los alimentos promedió 0,58%. Esto implicó una desaceleración de 1 punto respecto a la semana anterior. Según este índice de alimentos y bebidas la inflación mensual promedio fue de 3,4% en las últimas 4 semanas y 3,1% medida punta a punta en las mismas semanas. “De no haber nuevos aumentos en el mes, las subas de las primeras tres semanas imponen un arrastre de 3,3% mensual”, consignó.

El diagnóstico de la analistas de Consultatio también revela una inflación desacelerándose en los próximos tres meses, a un ritmo mensual promedio del 2,9%. Para luego acelerarse nuevamente, por distintas razones, en los últimos cuatro meses del año.

Lorenzo Sigaut Gravina, director de Análisis Macroeconómico de la consultora Equilibra, suma: “hacia adelante prevemos una menor presión de las materias primas, una reapertura de paritarias de gremios que cerraron subas inferiores al 35%, un deslizamiento del tipo de cambio oficial por debajo del 2% mensual (con una brecha cambiaria en torno del 75-80%) y precios regulares con menores incrementos”.  A partir de estas conjeturas, el economista proyecta una inflación de 47,5% para este año. Para mayo y junio, un alza en torno del 3,5% promedio mensual y para el segundo semestre apenas por debajo del 3% por mes”, señaló.