El hecho se registró el domingo y fue el jefe de la Unidad Regional Puerto Madryn, comisario mayor Javier Guzmán, quien confirmó que los dos efectivos pasaron a disponibilidad.

En el marco del operativo donde se detectó una fiesta clandestina el domingo por la madrugada, que finalizó con golpes y ataques al personal interviniente, se detectó la presencia de dos efectivos de la Policía que estaban en el garaje participando de la fiesta.

El jefe de la Unidad Regional Puerto Madryn, comisario mayor Javier Guzmán, confirmó la presencia de estas dos personas aunque ratificó que se solicitó el pase a disponibilidad.



“En el lugar había jóvenes, entre ellos dos agentes dependientes de la Unidad Regional” precisó el jefe, quien detalló que una de estas personas “no trabaja desde el año pasado porque, al parecer, tomó la decisión de no trabajar más en la Policía del Chubut. Él mismo presentó certificado psicológico y se encuentra en una situación de disponibilidad”.

Con referencia al segundo agente que fue detectado participando de la fiesta clandestina, el comisario Javier Guzmán precisó que “estaba trabajando en Puerto Madryn y se encontraba en su franco de servicio”. No obstante comentó que “en este caso fue llevado y se le pidió la disponibilidad”.