La víctima de Luis Vidal expresó que “La Justicia se está dando cuenta de que los violentos no pueden andar en la calle”.

“Esperanza”. Esa es la palabra que repite una y otra vez Lorena Paredes después de conocer que el juez Miguel Caviglia condenó a Luis Vidal a 3 años y 3 meses de prisión de cumplimiento efectivo por el caso de violencia de género denunciado en 2018.

Los abrazos se multiplicaron a la salida de la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia después de tres años de sufrimiento y de pensar que no tendría respuestas satisfactorias.

“Estamos todos felices. Sorprendida porque no podía creer el veredicto del juez. Cuando comenzó a hablar fue muy claro y muy justo lo que dijo. Fue consistente. Más allá de que hay que ver que ver si la Cámara ratifica el fallo, esto es súper importante. Es algo que no me esperaba”.

Lorena llegó con muy pocas esperanzas a escuchar este martes el fallo de Caviglia. Sin embargo, el magistrado sorprendió con su decisión. “Ya había dejado de creer en la Justicia. El juez ya había absuelto a Vidal con la otra denuncia y yo pensaba que no había chances de una pena efectiva. Pero fue todo lo contrario”, admitió.

“Tomó todo desde lo que pasó: desde las lesiones hasta mi testimonio; lo mal que quedé psicológicamente y la forma en la que Vidal intentó justificar todo lo que había hecho como que solo me había pegado dos cachetadas”, agregó.

“AHORA PUEDO VIVIR TRANQUILA”

Lorena manifestó que ahora puede vivir tranquila. Es que una de las medidas que determinó Caviglia fue que hasta que el fallo quede firme, Vidal no se puede acercar a menos de 200 metros de ella, si no que deberá avisar al Centro de Monitoreo y, si se comprueba, irá a la cárcel antes de lo previsto.

“El está con tobillera y antes venía por mi casa con la intención de amedrentarme. Es un alivio que no se pueda acercar porque si se me acerca, le tendrán que avisar el juez para que sea efectiva automáticamente la prisión”, aseveró.

Paredes sostuvo que la decisión del magistrado marca un cambio en la Justicia, pero también en la sociedad. “Este fallo es muy importante para todas porque la Justicia escucha a la víctima y está demostrando ser muy objetiva. En los casos de violencia es difícil presentar pruebas y denuncias, más allá de los golpes y testimonios. Todo lo que se ha conseguido es significativo porque quiere decir que la Justicia de a poco está cambiando y se está dando cuenta de que no puede dejar a un violento en la calle porque no es solo un peligro para la victima sino también para la sociedad”, afirmó.

Vía El Patagónico