El presidente Alberto Fernández encabezó el mediodía del viernes, en la ciudad de Córdoba, un acto donde la Fábrica Argentina de Aviones Brigadier San Martín SA (FAdeA) entregó a la Fuerza Aérea una novedosa versión del Pampa III, primera aeronave de serie equipada con un sistema de software que permite un mejor entrenamiento con el objetivo de formar pilotos capacitados en aviones de cuarta generación.

“Me pone contento que otra vez la industria para la defensa vuelve a tener un lugar central en la estrategia argentina porque la defensa nacional es un tema central”, dijo el mandatario y destacó: “Estamos poniendo en valor la importancia de la defensa nacional y el desarrollo industrial y tecnológico de la Argentina”.

“La capacidad tecnológica hace a una sociedad fuerte y pujante; a mayor producción, mayor trabajo, y garantizar el empleo es el objetivo final de nuestro proyecto y el modo de lograr el progreso social”, afirmó.

De la ceremonia participaron el gobernador Juan Schiaretti; los ministros de Defensa, Agustín Rossi; de Interior, Eduardo de Pedro; y de Obras Públicas, Gabriel Katopodis; y la titular de FAdeA, Mirta Iriondo, quienes acompañaron al Jefe de Estado en una recorrida por pabellones de aviones, helicópteros y demostradores tecnológicos que se producen en la planta cordobesa fundada en 1927 y presenciaron una demostración de despegue del Pampa III. También asistieron los Jefes del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, Juan Martín Paleo, y de las distintas armas.

Fernández señaló que “cada cosa que producimos en la Argentina es un dólar que deja de irse, y eso es muy importante porque hemos recibido un país enormemente endeudado y frenado en la lógica productiva”.

Señaló, además, que la sanción del Fondo para la Defensa “no fue en vano, ya que permitirá garantizar la profesionalización al máximo de nuestras fuerzas y ser capaces de desarrollar una industria en torno a la defensa nacional”.

“Bienvenida sea la ejecución de este fondo y bienvenido sea el desarrollo de la industria de la defensa porque eso significa más trabajo y más posibilidades de ganarse la vida para los cordobeses”, valoró, en tanto, el gobernador Schiaretti en su exposición.

Por su parte, Rossi resaltó que “el impulso de la industria para la defensa tiene un efecto multiplicador de actividad económica y generación de fuentes de trabajo, además de avanzar en las integraciones productivas nacionales”. “La inversión que nuestro gobierno hoy hace en Fadea son 5.600 millones de pesos durante este año, y para el que viene esperamos superar los 8.000 millones de pesos, es un impacto directo en esa economía que tanto queremos que crezca”, subrayó.

“Hoy, de la mano del Presidente, trabajamos denonadamente para consolidar el proyecto de Nación integrada y así fortalecer la industria de la defensa”, destacó, a su vez, Iriondo.

Y remarcó: “Este último año aprendimos a reorganizar la producción y pudimos sostener la fuerza de trabajo y cuidarnos entre todos; y a pesar de la crisis mundial de la aeronáutica apostamos a la formación, al fortalecimiento de nuestras estructuras y a prepararnos en medio de la pandemia; nuestro gran aprendizaje fue que no nos salvamos si no lo hacemos entre todos y todas”.

El IA63 Pampa III es un avión de entrenamiento básico-avanzado, con capacidad para misiones ligeras y tácticas, que se destaca por su diseño, versatilidad y performance de vuelo. La versión Bloque II mejora las capacidades de análisis de vuelo a través de la incorporación de un software de entrenamiento virtual, lo que favorece la formación de los pilotos, a la vez que incorpora un sistema de comunicación entre las aeronaves con tecnología de última generación que optimiza su desempeño.