Dentro de los síntomas más comunes de no estar bien hidratado son la fatiga, la confusión e incluso los calambres. Este conjunto de síntomas se puede padecer en momentos de mayor esfuerzos, cuando estemos realizando tareas pesadas, ejercicio o por el mero hecho de estar expuesto al sol sin protección alguna

Otros indicativos de no estar bien hidratados son el estreñimiento y las infecciones de orina o los fallos cognitivos, como por ejemplo pérdida memoria a corto plazo o/y visión desenfocada, etc.

¿Cómo saber si se esta correctamente hidratado?

Se puede llegar a saber el estado de hidratación de nuestro cuerpo a través de la piel, es tan sencillo como pellizcarnos la frente, entre el pulgar y el dedo índice o el dorso de la mano. Si nos pellizcamos estas zonas y la piel tarda más en volver a su estado, significará que necesitamos hidratarnos más.

¿QUÉ BENEFICIOS TIENE EL AGUA?

  • Regula la temperatura corporal. La regulación de la temperatura del cuerpo es una función que gracias al agua es posible. Esto nos permitirá sentirnos con más energía y ayuda al mantenimiento de los músculos y articulaciones.
  • Evita que se sequen las membranas mucosas, gracias a la hidratación sobre la piel.
  • Facilita el riego sanguíneo:  el 83% de la sangre contiene este elemento, por lo tanto con agua se mejora el transcurso de la sangre.
  • Ayuda a eliminar toxinas. Principalmente cuando se combina el ejercicio con una buena hidratación.
  • Alivia los dolores de cabeza: principalmente debido a la hidratación de la sangre, que circula por todo el cuerpo.
  • Mejora el rendimiento y la productividad.
  • Previene el estreñimiento, gracias a la hidratación de los alimentos que se ingiere.
  • Previene enfermedades como el cáncer. Se ha demostrado en diversos estudios que reduce el riesgo de cáncer en colon y vejiga, destruyendo los agentes que producen la enfermedad.
  • Facilita la pérdida de peso. Esto es debido a que ayuda a perder el apetito y mejora la sensación de saciedad.