Con todos los protocolos, este sábado comenzaron los avistajes en Puerto Piramides. La actividad había estado suspendida durante gran parte del 2020 por las restricciones sanitarias.

Arcioni calificó al 2020 como “un año para olvidar”, pero expresó que “lo que viene será para mejor”.Foto Maxi Jonas.

“Si hay una buena temporada de ballenas, tendremos turistas que consuman servicios” en toda la región, dijo Arcioni. Foto Maxi Jonas. Este sábado y con todos los protocolos, los turistas pudieron disfrutar de ver a las ballenas en Puerto Pirámides, Península Valdés, un espectáculo asombroso que se repite todos los años y que durante 2020 no tuvo más testigos que los habitantes de la zona ya que la actividad estaba prohibida por las restricciones sanitarias debido a la pandemia.

El gobernador del Chubut, Mariano Arcioni, había dado inicio oficial a la temporada este viernes, en un acto que se realizó en la ciudad de Puerto Madryn, con la participación de intendentes, empresarios y prestadores del servicio de avistaje.

Los primeros ejemplares de ballenas se comenzaron a divisar a fines de abril en la zona de Puerto Madryn y Puerto Pirámides, ambas localidades ubicadas en el contorno del Golfo Nuevo, sobre la cara sur de Península Valdés.

El epicentro de la actividad de avistaje se concentra en Puerto Pirámides, la única población de la reserva natural Península Valdés, declarada Patrimonio Natural de la Humanidad en 1999, donde operan 6 empresas que desde este viernes quedan habilitadas para brindar el servicio.

Las primeras ballenas se divisaron a fines de abril en Puerto Madryn y Puerto Pirámides. Foto Maxi Jonas.
Los ejemplares de la especie “Eubalaena australis” o ballena franca austral, que llegan a la región en esta época del año para cumplir el ciclo vital de reproducción y cuidado de los ballenatos, configuran un espectáculo asombroso que se repite todos los años con una población que ronda las 2.000 mamíferos cuando se producen los nacimientos.

(Telam/Fotos: Maxi Jonás)