Raúl Leopoldo Berizzo sufrió un ACV y permanece internado. Por su parte, Yésica Apud Martínez es investigada por “daño calificado y atentado” y “resistencia calificada a la autoridad”

Se encuentra en estado crítico el dueño de la camioneta que fue destrozada por una mujer con un matafuegos

La mujer que el fin de semana pasado destrozó con un matafuegos una camioneta BMW de alta gama, que estaba estacionada en la ciudad de Santa Fe, enfrenta una causa por “daño calificado y atentado” y “resistencia calificada a la autoridad”.

Todo sucedió en la noche del sábado pasado en el bulevar Gálvez al 1400, en el corazón del barrio Candioti, en la ciudad de Santa Fe. Cerca de las 21.30, una mujer, identificada como Yésica María Andrea Apud Martínez, de 37 años, abrió el baúl de una camioneta BMW blanca modelo X5 que estaba estacionada sobre la vereda. Tomó del interior un matafuegos con el que abolló el capot, rompió las ópticas y pulverizó los espejos retrovisores. Luego, se subió al techo del vehículo para continuar rompiéndolo.

La secuencia fue registrada por los vecinos de la zona, quienes dieron aviso a la Policía en el momento. Los agentes llegaron de inmediato y esposaron a la mujer, quien lastimó a una suboficial en la parte anterior y posterior del muslo izquierdo. Luego, en la comisaría, pateó un escritorio y rompió una computadora y una impresora.

El dueño del vehículo de alta gama es Raúl Leopoldo Berizzo, un abogado de 67, que vive en un edificio a metros del lugar donde estaba estacionada la camioneta. Mientras el procedimiento policial estaba en curso, uno de sus hijos se hizo presente en el lugar. Comenzó a llamar por teléfono a su padre, y al notar que no respondía se preocupó y se comunicó con un cerrajero.

Una vez que lograron ingresar al departamento, encontraron a Berizzo tendido sobre su cama, inconsciente. El hombre fue trasladado de urgencia al Hospital Cullen de la ciudad santafesina y alojado en la unidad de terapia intensiva.

La causa

Apud Martínez está acusada de “daño calificado y atentado” y “resistencia calificada a la autoridad”

Berizzo y Apud Martínez mantenían una relación informal. Habían pasado juntos la noche del viernes: se los vio ingresar al edificio ubicado a metros del lugar donde estaba estacionada la camioneta. El sábado cerca del mediodía la mujer se retiró de la propiedad. Lo que los investigadores tratan de determinar es qué fue lo que sucedió entre ese momento y las 21.30, cuando la mujer se dirigió hacia la camioneta con la llave electrónica para abrir el baúl y retirar el matafuegos.

La fiscal del Ministerio Público de la Acusación (MPA), Lucila Nuzzo, ordenó la realización de exámenes toxicológicos y psicológicos a Apud Martínez. Según los agentes que se presentaron en el lugar de los hechos, la mujer “parecía estar bajo los efectos del alcohol y/o sustancias estupefacientes”.

El perito psiquiatra que evaluó a la acusada determinó que ella estaba “orientada en tiempo y espacio”. Le iniciaron una causa, allanaron su casa, secuestraron su celular y el de Berizzo, y quedó en libertad.

Uno de los datos relevantes de lo que lleva la investigación se desprende de uno de los allanamientos que realizaron efectivos policiales durante el fin de semana. Tuvo lugar en una casa ubicada en la localidad de Arroyo Leyes, donde vive la madre de la acusada: allí encontraron el teléfono celular del abogado Berizzo.