Se trata de la población Yala Laubat, ubicada en el departamento Gastre donde está la escuela 62, alrededor de la cual se asentaron los pobladores.Los dos pozos de donde se abastecían se secaron.

La directora de la escuela contó que no hay agua por lo que es imposible no solo dictar clases, sino vivir en ese paraje.

El intendente de Lagunita Salada, Miguel Ancamil, de cuya jurisdicción depende, reconoció que los dos pozos de donde se abastecían se secaron.

Pero lo grave es que, según Ancamil, él advirtió del problema hace 1 año y nadie le buscó una solución.

Recién ahora le aseguraron que iría un equipo perforador y que realizarían estudios geológicos.Mientras tanto procuran que al menos transporten agua a través de camiones cisterna.