El ex fiscal Mathew Rosengart tendrá como objetivo liberar a la Princesa del Pop de una tutela que la ha agobiado por 13 años

La Corte Superior de Los Ángeles permitió a la Princesa del Pop, Britney Spears, elegir a su propio abogado para el proceso que tiene como propósito ponerle fin a la tutela legal que la tiene atada, desde hace 13 años, a su padre, Jamie Spears.

Este miércoles la jueza Brenda Penny aceptó la renuncia de Samuel Ingham III y Loeb & Loeb, el bufete que la defendía. De acuerdo con la agencia de noticias EFE, Britney estará representada por Mathew Rosengart, un ex fiscal que ha llevado casos de celebridades como Sean Penn y Steven Spielberg.

Jamie Spears ha estado detrás de la tutela desde que en 2008 su hija tuvo un colapso de salud mental. Actualmente es la única persona a cargo de su patrimonio de 60 millones de dólares.

Están permitiendo que mi papá arruine mi vida”, dijo Spears a la jueza de Los Ángeles por teléfono, según información de Reuters.

Después de una plática de 10 minutos, La Princesa del Pop mencionó que siempre ha estado “extremadamente asustada de su papá”. También sostuvo estar harta de las múltiples evaluaciones psicológicas que le han realizado en los últimos 13 años.

“No soy una persona perfecta… pero su objetivo (de la tutela) es hacerme sentir como si estuviera loca”, dijo la intérprete de Baby One More Time.

En la audiencia del miércoles 14 de julio es la segunda ocasión que la cantante se dirigiera a la corte (Foto: EFE/Nina Prommer)

La audiencia de este miércoles fue la segunda en la que la intérprete se dirigió a la corte. El mes pasado, calificó el acuerdo legal de abusivo y estúpido en un discurso público de 20 minutos.

En dicho discurso Spears aseguró que desconocía que podía hacer la solicitud de acabar con la figura legal que controla su vida desde el año 2008. Además, el abogado designado por el tribunal, Samuel Ingham III recientemente solicitó retirarse del caso después de que su labor quedara en entredicho.

Información en desarrollo*