Luego de la eliminación de la Copa Libertadores, jugadores, miembros del cuerpo técnico y del Consejo de Fútbol se enfrentaron a las autoridades.

Sigue el escándalo luego de la eliminación de Boca de la Copa Libertadores. Una vez que finalizó el encuentro, hubo incidentes en el vestuario entre jugadores del Xeneize y la policía, con golpes, gases lacrimógenos y corridas. Si bien la situación ya se había calmado, el plantel argentino se encuentra demorado en el estadio Mineirao luego de que las autoridades quisieran llevarse detenidos a los futbolistas Sebastián Villa, Carlos Zambrano y al preparador de arqueros Fernando Gayoso, a lo que el entrenador Miguel Russo se negó: “Nos vamos todos o ninguno”, dijo.