Tras las agresiones al personal médico que trabaja en el gimnasio municipal 1 de Trelew por la escasez del segundo componente de la vacuna rusa tuvo que actuar la Policía y el Ministro de Salud repudió los hechos.

“Venimos soportando situaciones violentas hace más de un mes”, dijo la encargada del operativo de vacunación. Los hechos que generaron maltratos se originaron en la escasez del segundo componente de la Sputnik V, la vacuna rusa que fuera catalogada de “veneno” el año pasado, cuando recién salía al mercado.

Claro que después llegó la publicación de The Lancet y a partir de allí comenzó a ser la más requerida, cuando en rigor es tan eficaz su aplicación como las otras vacunas que llegan a Argentina: Sinopharm, AstraZeneca, Covishield.

El ministro de Salud del Chubut, Fabián Puratich, repudió las agresiones : “ya nos comunicamos con el Ministerio de Seguridad de la provincia, que de manera inmediata tomó las medidas necesarias para garantizar la seguridad” en el lugar.

“En primer lugar, quiero repudiar lo que ha ocurrido este lunes en el Gimnasio Municipal N° 1 de la ciudad de Trelew, donde ha sido violentado el personal de salud por personas que no entienden cómo se está llevando adelante la Campaña de Vacunación y que la violencia no nos lleva a nada”.

“Los trabajadores de la salud desde que comenzó la pandemia y los vacunadores particularmente desde el mes de diciembre, han trabajado sin parar para ser parte de la solución a la pandemia y no merecen este maltrato”, sostuvo, transmitiendo “toda la solidaridad del Ministerio de Salud provincial para con ellos”.

Además, Puratich remarcó que “ya nos comunicamos con el Ministerio de Seguridad de la provincia, que de manera inmediata tomó las medidas necesarias para garantizar la seguridad del personal de salud”.

Además le pidió “a la población en general que tenga una actitud distinta con respecto a los trabajadores de la salud, que están brindando un servicio, y que entiendan que las vacunas se van aplicando en forma programada y que eso no se va a cambiar independientemente que se ejerza o no violencia”.

En tal sentido, “a medida que llegan las segundas dosis de la vacuna Sputnik V, se programan los turnos y se convoca a las personas para que sean vacunadas. Quien no tiene turno para este segundo componente no tiene que dirigirse al vacunatorio, porque incluso no se aplica todos los días”, precisó el funcionario provincial.

Por otro lado, Puratich explicó que “la primer dosis de la vacuna Sputnik V genera una inmunidad que es más alta que las dos dosis de las otras vacunas y que cuando se aplica el segundo componente lo único que se hace es reforzar y extender en el tiempo la inmunidad”, remarcando que “no hay un tiempo donde eso se vence, sino todo lo contrario”.