El juez Daniel Pérez analiza la seriedad y pertinencia respecto del pedido de homologación del procedimiento de juicio abreviado contra Cristian Alejandro Hernández (30), acusado por la fiscalía como autor de los delitos lesiones leves, violencia de género y privación ilegitima de la libertad.

Los representantes del Ministerio Público Fiscal, el Ministerio Público de la Defensa, y el imputado, acordaron la imposición de una pena de tres años de prisión de ejecución condicional.

Asimismo, propusieron que, durante ese período, Hernández debe presentarse ante el servicio social en tres oportunidades y someterse a un tratamiento psicológico.

También deberá realizar un curso de capacitación o concientización de violencia de género y cincuenta horas de trabajo comunitario en alguna institución pública.  Por último, el magistrado indicó que en el plazo de tres días informará por escrito su resolución.  

El acto judicial se desarrolló en la sala de audiencia de la oficina judicial. La Fiscalía estuvo representada por la fiscala Rita Barrionuevo. El imputado, en tanto, recibió el asesoramiento del abogado de la defensa pública Gustavo Oyarzun.

En la ocasión, Barrionuevo relató los cuatro hechos investigados por el Ministerio Público Fiscal. Luego describió los fundamentos de cada uno de los hechos. A ello, agregó los informes de valoración de riesgo de violencia familiar y violencia de género, presentados por el Servicio de Asistencia a la Víctima (S.A.V.D), el Equipo Técnico Interdisciplinario (E.T.I) y el Área de Género de la Municipalidad de Sarmiento.  

Ante este cuadro probatorio, la investigadora sostuvo que están en condiciones de afirmar que Hernández es autor penalmente responsable de los delitos de: desobediencia (dos hechos), lesiones leves agravadas por ser cometidas contra la persona con quien se mantenía una relación de pareja y por mediar violencia de género (dos hechos en concurso real y en calidad de autor) y privación ilegítima de la libertad agravada por ser cometida con violencias y amenazas, en calidad de autor.

Con respecto al trámite de juicio abreviado, la fiscal refirió que el imputado, la víctima, y el abogado de la defensa pública, acordaron en la aplicación de este procedimiento.

En consecuencia, Cristian Hernández reconoció la existencia de los hechos y admitió su participación. También aceptó la pena de tres años de prisión de ejecución condicional y someterse al cumplimiento de reglas de conducta.

En este sentido, las partes acordaron que, durante el plazo de cumplimiento de la pena, el imputado debe: fijar domicilio, presentarse ante el servicio social en tres oportunidades y someterse a un tratamiento psicológico.

También deberá realizar un curso de capacitación o concientización de violencia de género y cincuenta horas de trabajo comunitario en alguna institución pública.  

A su turno, Oyarzún se manifestó de acuerdo con la propuesta y agregó que la idea es darles una solución a estos casos y lograr un avance positivo en la situación de convivencia de la pareja.

En este marco, solicitó que se libre un oficio al Área de Salud Mental del hospital a los fines de que se le otorgue un turno a su asistido.  

Los hechos

La investigación llevada adelante por el Ministerio Público Fiscal estableció que los hechos ocurrieron el 27 de julio de 2020 a las 15:00, en un domicilio ubicado en avenida 12 de octubre y calle Rivadavia.

En esa oportunidad, Cristian Hernández le propinó un golpe de puño en la cabeza a su pareja. El motivo de su ataque fue porque la víctima le manifestó que no lo acompañaría a comprar. Como consecuencia de esta agresión, la mujer sufrió lesiones en el parietal derecho, zona superior y media.

Luego, el agresor tomo del cuello a la mujer y nuevamente le provocó lesiones. El ataque finalizó cuando uno de los hijos de la pareja comenzó a gritar. En este contexto, llego el padre del imputado, quien empujo a su hijo y logró que se retire del lugar.

En tanto, el segundo hecho se vincula a las situaciones registradas entre el 3 de agosto y el 16 de octubre del año pasado. Durante ese periodo de tiempo, la pareja volvió a convivir en una casa del plan “34 viviendas” ubicado en el barrio “Progreso”.

En este marco, Hernández amenazó a su ex mujer. Le manifestó que la asesinaría con un cuchillo, si la encontraba con otra persona. Asimismo, la parte acusadora informó que el imputado no permitía que la mujer saliera de la vivienda. Tampoco la dejaba establecer ningún tipo de comunicación, cuando el agresor se retiraba de la casa.

Finalmente, el 16 de octubre la víctima logró escapar. Luego radicó la denuncia en la comisaria de la mujer.