“Seamos inteligentes, juguemos con la diferencia para entrar como mejor tercero”, les dijo Sergio Hernández a los jugadores de la selección nacional en la mitad del último cuarto, cuando España dominaba.

Para Argentina el objetivo de clasificar a los cuartos de final de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 sigue abierto. Tiene que vencer a Japón en el cierre de la primera fase, el 1° de agosto (a la 1.40) y sacar cuentas con los demás resultados, viendo a los otros grupos, principalmente en el duelo entre Estados Unidos y República Checa.

La selección mejoró su tarea tras la dura derrota contra Eslovenia (118-100) pero perdió con una España superior por 81 a 71 en el Saitama Súper Arena. Ricky Rubio fue la figura sobresaliente del partido con 26 puntos (5/6 en triples), más 5 rebotes y 4 asistencias.

El goleador de Argentina fue Nicolás Laprovittola con 27 tantos (5/9 en triples) y 4 asistencias, mientras que Facundo Campazzo que salió antes por cinco faltas, aportó 10 puntos, 4 rebotes, 3 asistencias y 3 recuperos.

EL PARTIDO

Argentina arrancó con Facundo Campazzo, Nicolás Laprovíttola, Patricio Garino, Luis Scola y Marcos Delía.

Muy buen inicio de la selección, apoyado en la defensa (2 robos rápidos de Campazzo) y la eficacia de Laprovíttola se adelantó 12-3 en 3′40. España aprovechó algunos apresuramientos de Argentina, de la mano de Ricky Rubio para responder con un parcial de 13-3 y pasar al frente 16-15 con 3′55 por jugar.

Pero Campazzo se hizo dueño del partido en el primer capítulo y el equipo nacional se quedó con el cuarto 25-20.

Una batalla defensiva se armó entre dos de los mejores seleccionados del básquetbol Fiba. Es la apuesta de ambos, más para Argentina para tener chances de victoria. Y es una arma de España, que complicó a la selección de Sergio Hernández. Casi sin poder anotar cerca del tablero rival contra los “lungos” españoles, quedó solo la variante del gol externo.

Bajo la efectividad (Laprovíttola el goleador del primer tiempo con 15 puntos), Argentina anotó apenas 9 puntos en el segundo segmento, mientras España con más variantes ofensivas, gana 40-34.

La falta de variantes ofensivas le complicó el panorama a la selección. Dependió mucho en Laprovíttola. España estiró a 9 (34-43) abriendo el tercer periodo, pero el seleccionado albiceleste puso empeño en la defensa y los españoles no encontraron facilidades para anotar. Argentina achicó a 4: 41-45 en 4 minutos.

Pero Campazzo, el motor argentino, se fue al banco por cuatro faltas, y España se sacó provecho a pleno para escaparse a 14 (61-47). Pero Argentina disfrutó de un buen cierre, con un 6-0 favorable para cerrar el cuarto abajo 53-61.

En el último capítulo trató de no perder por mucho pensando en la jornada final y las chances de clasificar a los cuartos de final.