El Xeneize incorporó a Juan Ramírez, de San Lorenzo, pero podría perder a una de sus estrellas, en el umbral del Superclásico ante River por Copa Argentina. Además, negocia por otros dos nombres

Boca sigue pisando fuerte en el mercado de pases. En las últimas horas cerró la incorporación del mediocampista Juan Ramírez, de 18 años, proveniente de San Lorenzo. El volante pasó la revisión médica por la mañana. El Xeneize pagó 3.300.000 dólares por la ficha del ex Talleres y Argentinos, club en el que compartió plantel con Juan Román Riquelme.

Así culminó una novela que generó roces entre los clubes. Es que, antes del partido ante Arsenal, Ramírez se negó a concentrarse con el Ciclón porque pretendía marcharse al Xeneize, lo que provocó la ira de la dirigencia y del entrenador Paolo Montero, por la actitud del futbolista y la del elenco auriazul por negociar directamente con el protagonista y no con el dueño de la ficha.

Sin embargo, en las últimas horas, hubo acercamiento en lo económico, al punto de que se concretó la transferencia, que había sido anticipada por el DT azulgrana. “Juan Ramírez tiene muchas chances de pasar a Boca. Ojalá pueda cumplir su sueño”, dijo el martes, después de la victoria del Cuervo en la Bombonera. Y así sucedió: el vínculo del mediocampista con Boca contempla tres temporadas.

Pero los movimientos del Xeneize en el mercado de pases no finalizan allí. El Consejo de Fútbol jugó dos fichas silenciosas. Primero, se comunicó con Argentinos e hizo el intento de comprar a Elías Gómez, lateral izquierdo de 27 años y gran proyección. El primer acercamiento ascendió a dos millones de dólares, pero no alcanzó para que en La Paternal se desprendieran de su ficha. ¿Habrá un segundo ofrecimiento?

También tiene en carpeta a otro Ramírez, en este caso, atacante. Se trata de Juan Ignacio, de Liverpool de Uruguay. De 24 años, también fue ofrecido en River. ¿Intentará pedir un permiso especial para abordar la negociación ahora? ¿O lo pensará para diciembre? La última oferta desde la Ribera ascendió a 3.2 millones por el 80% del pase.

Pero al mismo tiempo le surgió un problema difícil de resolver: Sebastián Villa pidió marcharse. Boca había rechazado un ofrecimiento del Brujas de Bélgica que asciende a 7 millones de euros (más dos en bonus). Y el colombiano, sin Copa Libertadores de por medio, exigió que acepten a oferta. Incluso se despidió de sus compañeros. Todo, en el umbral del cruce de Copa Argentina ante River, que se oficializaría para el próximo miércoles 4 de agosto en La Plata.