En una noche incómoda casi de principio a fin, Aldosivi derrotó por 2 a 1 a Central en Rosario gracias a su contundencia. El local tuvo más la pelota pero no acertó cuando le tocó definir y se le terminó escapando el partido tras reclamar un penal a favor ante el árbitro Fernando Echenique.

Ningún equipo intentó especular en el comienzo y el visitante recién empezó a retrasarse en el complemento, aunque sin resignar el contragolpe. Ambos se caracterizaron por apostar a la velocidad a la hora de atacar. Los canallas contaban con más variantes, pero fueron los dirigidos por Fernando Gago los que tuvieron mejor puntería a la hora de pisar el área en la etapa inicial.

El Tiburón no la tuvo nada fácil en el Gigante de Arroyito. A la ventaja táctica se sumaban diferencias físicas en los duelos individuales por las bandas. No obstante, aprovechó al máximo el tándem de Francisco Cerro y Malcom Braida cada vez que encontró espacios a espaldas del mediocampo auriazul y así llegó el gol de Gastón Lodico antes del entretiempo.

La Academia superó en posesión y en llegadas a su rival, pero más de una vez quedó preso del vértigo con el que se movía hacia campo contrario. Cuando le salieron las cosas, se topó con un par de atajadas decisivas de José Devecchi. El ex arquero de San Lorenzo fue una de las figuras de la noche y sólo falló en un centro de Damián Martínez en el que Francesco Lo Celso definió mal ante la posibilidad de empatar el marcador.

Cuando ambos lucían muy apurados cuando les tocaba atacar, Aldosivi se vio en la obligación de ser más cauteloso con el balón a medida que pasaba el tiempo. La postura del local fue la contraria. Al apuro en el último tramo del partido se sumaron los nervios por una mano de Fabricio Coloccini en el área que Echenique no sancionó como penal.

En ese contexto, el duelo en el Gigante de Arroyito se definió gracias a una jugada de Lodico y el desvío de la pelota en un rival. Así, los marplatenses aseguraron el triunfo a pesar del descuento de Gastón Ávila en medio de la bronca del equipo auriazul con el árbitro.