Allá por el año 2017 vecinos Autoconvocados organizaban el primer abrazo al Musters para comenzar a visibilizar la crisis hídrica de la región. Cinco años después se anuncia la Emergencia hídrica.

Aquel sábado 11 de febrero de 2017 a las 15:00 horas se convocaba a los vecinos a una marcha y luego se haría el primer abrazo simbólico al lago Musters.

La fecha coincidía con los dias de la realización del Festival de Doma. Y ante la masiva llegada de turistas y funcionarios el mayor objetivo era dar a conocer masivamente el problema del lago Musters, que marcaba una preocupante baja en su caudal.

Los vecinos nunca dejaron de reclamar controles en el uso del recurso para “riego”, consumo humano y actividad petrolera.

A lo largo de los años se realizaron marchas, jornadas, reuniones con autoridades, acampes, notas, pedidos de informes, charlas,junta de firmas, caravanas y cuanta actividad surgiera para no dejar de reclamar.

Las respuestas no eran satisfactorias. Se esperaba la lluvia, la nieve, o decían que era cíclico mientras se prometían obras de regulación, que aún cinco años después, no se iniciaron.

Finalmente los anuncios de Declaración de Emergencia hídrica provincial terminaron confirmando lo que los ciudadanos advertían allá por el año 2017.

Llegó el tiempo de hacer y pensar en medidas concretas que sumen para salvar al único lago que le queda a Sarmiento, el “Musters”.