“La relativa estabilidad no podrá evitar por mucho más tiempo el estallido del pueblo”, dijo el dirigente social cercano al Papa Francisco.

Mientras comienzan a intensificarse las protestas sociales, y en la víspera de la gran movilización que preparan organizaciones para este sábado por San Cayetano y que el Gobierno ve con preocupación, uno de los jefes de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP), Juan Grabois, advirtió este viernes que, en la Argentina, “la paz social está en peligro” .

La relativa estabilidad que se mantuvo durante el tiempo de la pandemia, lograda por algunas medidas del gobierno y la formidable red de cohesión comunitaria que por décadas tejimos movimientos sociales e iglesias, no podrá evitar por mucho más tiempo el estallido del pueblo pobre que quiere algo más que el plato de comida que nuestras ollas populares ofrecen cotidianamente”, advirtió el dirigente social.

Hombre cercano al Papa Francisco, y miembro del llamado “ministerio social y ambiental” del Vaticano, Grabois advirtió, en una columna publicada en elDiarioAR, que la Argentina vive una de las crisis más profundas de su historia. “La radiografía de la crisis nos muestra niveles de pobreza e indigencia insoportables para cualquier sociedad, una situación que requiere medidas correctivas urgentes”, advirtió.

Las organizaciones sociales que componen la UTEP realizarán este sábado la marcha desde la Iglesia de San Cayetano en Liniers hasta Plaza de Mayo (Foto:Telam).Por: PAULA RIBAS

“Sería ciertamente injusto responsabilizar al gobierno actual del escenario trágico que devuelve la Argentina de hoy, pero sí es su responsabilidad implementar en forma urgente las medidas para revertirlo”, agregó.

Este sábado, las organizaciones sociales y políticas que componen la UTEP realizarán la ya tradicional marcha desde la Iglesia de San Cayetano, en Liniers, hasta Plaza de Mayo, “por tierra, techo y trabajo (TTT)”, con eje en la creación de “trabajo genuino en todo el país”.

La UTEP está integrada, entre otros, por movimientos de peso como la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), que contiene al Movimiento Evita; Somos Barrios de Pie, el Frente Popular Darío Santillán (FPDS) y la Corriente Clasista y Combativa (CCC). La manifestación se iniciará a las 7:00, con una misa en la Iglesia de San Cayetano, y llegará a partir de las 15:00 a Plaza de Mayo, donde se leerá un documento conjunto de las organizaciones convocantes.

“La caravana del 7 de agosto no es un acto oficialista ni opositor. Es un grito que surge desde el subsuelo de la patria para interpelar al conjunto de la clase política, el poder económico y la sociedad”, sostuvo Grabois y añadió: “Es imprescindible que la clase política comprenda que no todo movimiento de la sociedad está diseñado para ser funcional a tal o cual esquema de poder. Existen reclamos, como los nuestros, que tienen como único fundamento la realidad social y requieren una respuesta político-económica inmediata”.

Las organizaciones esperan movilizar a unas 200.000 personas. Será una muestra de poder y una señal también para el Ejecutivo, cuando se espera la formalización de los cambios de Gabinete, y la llegada de Juan Zabaletacomonuevo ministro de Desarrollo Social.