El ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación, Roberto Salvarezza, precisó que existen seis proyectos en fase pre-clínica y destacó que “hay un laboratorio nacional interesado en fabricar” uno de esos sueros.

Desde que la pandemia tocó suelo argentino, los científicos comenzaron a buscar una solución para el Covid-19. Hasta el momento, hay seis prototipos de vacunas nacionales que se encuentran en fase pre-clínica, según afirmó Roberto Salvarezza, ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación, y adelantó que uno de ellos, para julio de 2022, podría comenzar con “ensayos en humanos”.

“En esta etapa hemos visto que existen capacidades en la Argentina para fabricar vacunas. El laboratorio Mabxience ha fabricado más de 50 millones de dosis de Oxford/AstraZeneca. Richmond comenzó con la fabricación de Sputnik V”, afirmó Salvarezza al señalar la importancia de la ciencia nacional en diálogo con Radio Provincia.

El funcionario resaltó que lo que “faltaría sería poder diseñar vacunas propias en un futuro”. “Hoy tenemos seis proyectos, todos en etapa preclínica. Uno de ellos muy avanzado como es el de la Universidad de San Martín que también tiene un laboratorio nacional que está interesado en fabricar”, aseveró.

Según señaló, desde el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación se otorgó un subsidio “para que completen la fase preclínica” de todos estos desarrollos y agregó: “Si uno hace algún tipo de previsión, podría pensar que para julio del año que viene podríamos tener una vacuna nacional en fase 1-2, (con ensayos clínicos) ya en humanos”.

Para concretar este avance, el prototipo elaborado por la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM) y el CONICET recibió, el mes pasado, un subsidio de 600.000 dólares. “Esto servirá para completar la parte preclínica (ensayos en animales) y hay “un laboratorio nacional interesado en fabricar esa vacuna”, agregó.

En palabras del funcionario nacional, desarrollar una vacuna en el país permitirá obtener “alternativas de adaptación rápida” ante el surgimiento de variantes del Covid-19, las cuales afecten la Argentina y la región.

En tanto, resaltó el rol de los científicos nacionales al señalar su papel en los estudios sobre la combinación de vacunas. Una estrategia que desplegó el Gobierno ante el retraso en el arribo de segundas dosis de Sputnik V.

“La combinación de vacunas no es algo nuevo. Hay varios países europeos que la están aplicando. Incluso, Ángela Merkel, en Alemania, se vacunó con dos vacunas diferentes”, dijo Salvarezza y destacó que “las combinaciones que se probaron en Argentina de vacunas Sputnik V con AstraZeneca o Sputnik V con Sinopharm son seguras”, aunque solo se autorizó el complemento con el desarrollo elaborado por la Universidad de Oxford y Moderna.