El Intendente de Comodoro Rivadavia Juan Pablo Luque brindó declaraciones a medios valletanos en el marco de la presentación del proyecto de Emergencia Hídrica por parte de IPA ante la Legislatura de Chubut, donde participó como oyente.

Al respecto mencionó que Comodoro Rivadavia no puede estar ajena a la problematica hídrica.

“nosotros hemos tenido y tenemos todos los años crisis por falta de agua”, remarcó.

Para resolver la situación mencionó que “están haciendo desde la municipalidad algunas perforaciones de agua en los acuíferos históricos de Manantiales Behr , del Trébol, para poder ganar caudal de agua y darle más agua a la población”.

Consultado sobre las expresiones de preocupación del Intendente Sebastián Balochi por la idea de la Cooperativa de Comodoro de colocar más bombas en el lago, expresó que el Intendente de Sarmiento tiene sus fundamentos.

” Es el intendente de Sarmiento. Imagínense que Sarmiento lo vive con muchísima preocupación. Permanentemente ve los lagos tanto el Musters como el Colhue Huapi, que está prácticamente sin agua, tienen muchísimos inconvenientes al respecto, pero obviamente es el lugar en donde se nutren de agua más de 500 mil personas, cuatro ciudades: Caleta Olivia, Sarmiento, Rada, Tilly, Comodoro viven prácticamente del agua que proviene de Sarmiento”.


Nosotros entendemos la situación del intendente y obviamente de la ciudad, afirmó. “creemos que tienen razón”, remarcó.

y agregó que coincide con que hay que elaborar políticas concretas.

Por eso ” El ingeniero Cittadini y yo estamos trabajando hace tiempo con la posibilidad de que logremos una obra que es fundamental para la región, que es la hora del azul del Fontana, para poder lograr mayor caudal en el río Senguer en forma permanente y que de esa manera podamos lograr que el lago Musters tenga mayor cantidad de agua.

Respecto de proyectos como planta de ósmosis inversa o desalinizadora lo definió como “un sueño”.

” El tema de la ósmosis inversa para nosotros es una agenda que se viene trabajando hace mucho tiempo. El proyecto está. Estamos trabajando con Nicolás Cittadini y en todas las agendas que tienen que ver con la falta de agua y con las posibilidades de generar alternativas con una planta de ósmosis inversa en la ciudad”.

Pero también hay que pensar en las cuestiones inmediatas, mencionó, que tienen que ver con dos temas puntuales fundamentales: Uno es el recurso de agua y reutilizar el agua para riego.

y agregó: ” Nosotros compramos 100 plantas el año pasado para el barrio Los Arenales con una prueba piloto y ahora estamos comprando cerca de 70 plantas más de rehuso para la zona de productores de kilómetro 17.

Y la otra es la concientización de utilizar los recursos responsablemente y poder medir el agua, lo cual es una deuda pendiente, pero es costosa.

“de a poco tenemos que intentar un cambio cultural que necesita la ciudad. Seguramente nuestros hijos y nuestros nietos la van a cuidar muchísimo más de lo que la venimos cuidando a nosotros. Lo mismo sucede con el cambio climático, con la cuestión del medio ambiente, que hay una responsabilidad mucho más importante hoy por parte de las nuevas generaciones que por parte de las nuestras”, concluyó.