A diferencia de muchos otros animales, los gatos muestran una extraña falta de voluntad para trabajar por su alimento

Según una reciente investigación publicada en la revista Animal Cognition, los gatos se destacan entre otros animales porque parecen favorecer una comida fácil; sin embargo, eso no es necesariamente porque sean perezosos (REUTERS)

Cuando se les da a elegir entre una comida disponible gratuitamente y una comida atrapada dentro de un rompecabezas, los científicos han descubierto que la mayoría de los animales, como perros, osos, palomas, cerdos, cabras, ratones, ratas, monos y otros primates, prefieren trabajar por su comida, un concepto conocido como contracarga.

Según una reciente investigación publicada en la revista Animal Cognition, los gatos se destacan entre otros animales porque parecen favorecer una comida fácil; sin embargo, eso no es necesariamente porque sean perezosos.

Cuando los investigadores proporcionaron una pequeña muestra de gatos de interior con un rompecabezas de comida y una bandeja de comida en un entorno hogareño, las mascotas comieron más comida de la bandeja libre que del rompecabezas. Incluso los más enérgicos prefirieron ceñirse a la comida fácil, de acuerdo con los sensores de actividad que usaron durante el estudio.

“No es que los gatos nunca usaran el rompecabezas de la comida, sino que comieron más comida de la bandeja servida, pasaron más tiempo en ella y tomaron más decisiones iniciales para acercarse y comer de ella”, explica Mikel Delgado un conductista de gatos en la Universidad de California Davis y autor principal del estudio.

Ocho gatos ni siquiera se molestaron en tocar el rompecabezas, a pesar de tener la oportunidad de hacerlo durante 30 minutos, y ninguno de los gatos comió más comida del rompecabezas que de la bandeja abierta.

Los resultados añaden peso a los hallazgos de un pequeño estudio de laboratorio, realizado en 1971, que primero reveló una falta de contracarga entre los gatos. En este experimento histórico, seis gatos domésticos fueron entrenados para operar un dispensador de comida. Luego se les dio a elegir entre el rompecabezas de la comida y un cuenco de croquetas gratis en un entorno de laboratorio.

A diferencia de cualquier otro animal que se había probado de manera similar, los gatos en estos experimentos mostraron una clara preferencia por la comida gratis. Ahora, parece que incluso en el hogar, estas criaturas toman las mismas decisiones, independientemente de su sexo, edad o experiencia previa en rompecabezas.

“Existe una gran cantidad de investigaciones que muestran que la mayoría de las especies, incluidas aves, roedores, lobos, primates, incluso jirafas, prefieren trabajar para alimentarse”, advierte Delgado. “Lo sorprendente es que, de todas estas especies, los gatos parecen ser los únicos que no mostraron una fuerte tendencia a contrarrestar”.

Por qué sigue siendo un misterio. No es que a los gatos no les gusten los rompecabezas de comida. La mayoría de los dueños de gatos saben que a sus mascotas les gusta trabajar por una recompensa cuando están atrapadas dentro de un contenedor complicado, y también es bueno para su enriquecimiento.

Dado lo activos que eran los gatos en el nuevo estudio, la pereza también parece una explicación incorrecta. Quizás la domesticación tenga algo que ver con eso. En un hogar, donde la comida está fácilmente disponible, los gatos pueden sentirse menos motivados a explorar y cazar en su entorno. Después de todo, conservar energía es algo que los gatos hacen muy bien. Sin embargo, otras mascotas domesticadas y animales cautivos en situaciones similares todavía prefieren enfrentar la comida más dura a la más fácil.

Otra hipótesis puede tener que ver con cómo han evolucionado los gatos para obtener sus alimentos. A diferencia de los animales que buscan comida en busca de alimento, los gatos son depredadores que tienden una emboscada a sus presas. Por lo tanto, un rompecabezas de alimentos podría no ser la mejor manera de estimular su interés.

Dicho esto, en 2016, Delgado publicó otro estudio que encontró que los rompecabezas de alimentos pueden ayudar a los gatos con la pérdida de peso, la ansiedad y el entrenamiento con la caja de arena. Eso sugiere que los rompecabezas de alimentos realmente son buenos para sus cerebros y pueden ayudarlos a desarrollarse, aunque esta es un área de investigación relativamente nueva.

Con solo 17 gatos proporcionando datos suficientes al final del estudio más reciente de Delgado, el tamaño de la muestra es pequeño; el equipo tampoco controló el hambre de los gatos evaluados. Dicho esto, dado cuánto comieron los gatos en los experimentos, los autores piensan que es poco probable que las mascotas no estuvieran interesadas en la comida que se les proporcionó.

Más allá de la simple curiosidad, los investigadores dicen que vale la pena descubrir por qué los gatos no parecen preferir un rompecabezas de comida a una comida gratis. La respuesta podría ayudarnos a apaciguar la curiosidad de nuestros gatos cuando están atrapados en el interior, para aumentar su bienestar en todos lados.