En Boca ya tienen decidido quién será el DT en caso de que se termine yendo Russo. Se trata de Sebastián Battaglia, actual entrenador de la Reserva, quien incluso dirigió dos partidos de Primera contra Banfield y San Lorenzo. Además, tiene experiencia, habiendo pasado por Almagro en la Primera Nacional y habiendo sido ayudante de Falcioni en Banfield.

La situación del entrenador parece insostenible. Ya en el pasado intentaron que se fuera más allá de títulos ganados, pero pudo permanecer. La actualidad preocupa más allá de la eliminación a River por Copa Argentina, por penales: Boca no gana hace 10 partidos (un triunfo de los últimos 15). Juega mal, casi no patea al arco y no genera chances. Si bien quedó afuera de la Libertadores en octavos de final perjudicado por el VAR contra el Mineiro, no hay dudas de que el equipo no aparece y el propio DT lo dijo luego del superclásico en La Plata.

El Consejo no quiere más a Russo, pero Miguel Angel, campeón de Libertadores en 2007, con dos títulos en este ciclo, resiste. No quiere irse, prefiere que lo echen. Obviamente, también tallan las cuestiones económicas de por medio. Alguna vez pasó algo similar en el tercer ciclo de Bianchi en Boca, cuando Angelici prefería no echarlo, hasta que le bajaron línea desde más arriba (Macri, presidente del país) y el Virrey no duró más.