Enzo Díaz y Héctor Fértoli marcaron los goles para el triunfo por 2-0 del local. El Ciclón perdió en sus últimas dos presentaciones

San Lorenzo no pudo recuperarse luego de la dura goleada que sufrió la fecha pasada a manos de Unión. En esta ocasión, el Ciclón visitó a Talleres de Córdoba y se volvió a Buenos Aires con una nueva derrota. El elenco local aprovechó las falencias de los dirigidos por Paolo Montero y se quedó con un triunfo por 2-0 en el estadio Mario Alberto Kempes, por la sexta fecha del torneo de la Liga Profesional.

Talleres fue amplio dominador de las acciones en el comienzo del primer tiempo y rápidamente pudo reflejar esa superioridad en el marcador. Sobre los 16′, apareció Enzo Díaz a la salida de un córner para conectar un cabezazo goleador de pique al suelo. Ante la pasividad de la defensa del Ciclón, el jugador de la aprovechó para poner el 1-0 sin demasiadas complicaciones.

El 2-0 llegó cuando San Lorenzo había amenazado con reaccionar. Los de Paolo Montero lograron equilibrar el encuentro y hasta generaron algunas chances de peligro -una de ellas derivó en una acción polémica en la que reclamaron un penal de Julián Malatini contra Franco Di Santo-, pero no pudieron alcanzar el empate y Talleres fue efectivo para aumentar la distancia en el marcador. En el cierre de la etapa, Héctor Fértoli anotó la segunda conquista de la tarde para los dirigidos por elCacique Medina. El atacante con pasado en el elenco de Boedo cumplió con la Ley del ex tras controlar un pelotazo al aprovecharse de otra mal cobertura del fondo visitante y definir con gran calidad.

Como si estar dos goles abajo fuera poco, el Ciclón se quedó con diez jugadores por la expulsión de Gino Peruzzi sobre los 20 minutos del segundo tiempo. El defensor barrió con excesiva violencia a Mateo Retegui en la mitad de la cancha y se fue a las duchas de manera prematura con total justicia.

San Lorenzo nunca encontró la reacción y volvió a mostrar una faceta preocupantemente pasiva. El panorama se complicó aún más sobre el cierre, con la expulsión de Siro Rosane que había entrado solo unos minutos antes desde el banco de suplentes. Ya en tiempo de descuento, el jugador del Ciclón tuvo una dura entrada en el duelo contra Juan Méndez y así dejó a su equipo con nueve hombres

El arquero Sebastián Torrico hizo lo imposible para evitar la goleada. Con varias intervenciones destacadas, frenó todas las ocasiones que generó Talleres para marcar el tercer gol. Solo por su accionar el marcador ya no se movió.