Se suspendió por un año el juicio a prueba por atentado simple y evasión. Rios deberá fijar domicilio, presentarse en tres oportunidades ante el servicio del cuerpo de delegados de control y abonar una reparación económica a favor del hospital de mil pesos.

En la sala de audiencias de la oficina judicial se desarrolló la audiencia de pedido de aplicación del instituto de suspensión del proceso a prueba. El acto judicial estuvo presidido por el magistrado Daniel Pérez. En representación de la fiscal asistió la Procuradora Fiscal Marisol Sandoval y la abogada Luciana Coppini. En tanto, el imputado recibió el asesoramiento del abogado Marcelo Catalano del Ministerio de la Defensa Pública. En la ocasión, Catalano requirió al magistrado que se aplique a su asistido el beneficio de la suspensión del juicio a prueba.

Asimismo, el defensor realizó algunas aclaraciones respecto de la etapa del proceso y la situación del imputado. Luego peticionó que la suspensión del juicio se establezca por el plazo de un año, con presentaciones cuatrimestrales ante el cuerpo de delegados. También propuso que Ríos fije domicilio y una reparación económica de mil pesos en favor del hospital de Sarmiento. Por su parte, la Procuradora Fiscal no formula oposición al planteo del Ministerio de la Defensa Pública. A ello agregó que se encuentran cumplidos todos los requisitos exigidos por la norma. Así las cosas, el juez Pérez resolvió hacer lugar a la suspensión de juicio a prueba respecto de Diego Fabián Ríos. El tiempo de suspensión establecido fue de un año. En tanto, las reglas de conducta fijadas fueron: fijar domicilio, presentarse en tres oportunidades ante el servicio del cuerpo de delegados de control. Por último, dispuso la aceptación de la reparación económica a favor del hospital.

Los hechos: El sábado 1 de mayo a 16:45 en Avenida Ingeniero Coronel entre las calles España y Perito Moreno. En esa ocasión, dos empleados policiales caminaban por el lugar en el marco de una recorrida provisional. En este contexto, encontraron a una persona que estaba orinando en la vía pública. Se acercaron a indicarle que no era apropiada su conducta en función de que había menores en el lugar.

También le pidieron los datos filatorios. Fue allí, que desde un vehículo descendió Diego Ríos. Según informaron en la pieza de apertura, el imputado insultó a los empleados policiales. Además golpeó en el rostro a la cabo de policía que intervenía en el hecho. Luego escapó corriendo. Finalmente fue detenido por un móvil policial al llegar a la intersección de avenida 9 de julio y calle Patagonia. En tanto, el segundo hecho por el que se procesó a Ríos, ocurrió en la guardia del hospital. En ese lugar el detenido iba a ser revisado por el medico de guardia. Al soltarle las esposas, el imputado atacó a los policías que lo custodiaban y se fue del lugar por la puerta de guardia. Fue detenido a dos cuadras del lugar.