Un contingente de 24 voluntarios viajó al país caribeño a asistir a las víctimas del sismo del pasado 14 de agosto

El despegue de la ayuda humanitaria de los Cascos Blancos hacia Haití

El canciller Felipe Solá y el ministro de Defensa de la Nación, Jorge Taiana despidieron esta tarde al contingente de Cascos Blancos que partió rumbo a Haití en la misión de ayuda humanitaria, tras el trágico terremoto de hace una semana que tuvo como consecuencia más de 2 mil muertos.

“Nuestra solidaridad con Haití es de muy larga data. Como ministro de Defensa siento orgullo de que nuestras Fuerzas Armadas, y en particular nuestra Fuerza Aérea, hayan podido en pocas horas poner en marcha este operativo que depende del Estado Mayor Conjunto”, sostuvo Taiana en la Base Aérea de El Palomar, al despedir al contingente que arribará a Puerto Príncipe, capital del país caribeño.

Durante el acto, Felipe Solá indicó que la ayuda argentina “va a estar 20 días en la isla con equipamientos médicos, como así también personal de médicos y paramédicos”. “Llevamos 3 perros para localización de víctimas y un hospital entero, que tiene más o menos 180 metros cuadrados, que cubre también la vivienda del personal que viaja y que puede sustentarse con su propia agua y energía”, precisó.

Y completó: “Esperamos ser de utilidad, como tantas veces lo ha sido Cascos Blancos. Siempre en combinación y con la ayuda de nuestra Fuerza Aérea en todos los casos”.

En el operativo viajan unos 24 voluntarios a bordo de un Hércules C-130. Involucra a personal de salud y de logística, junto hospital de campaña equipado para montar un puesto sanitario nivel 1 con capacidad para la atención mínima de 100 pacientes por día, tanto adultos como pediátricos. La posta abarcará las especialidades de traumatología, atención clínica general, enfermería, emergentología, diagnóstico por imágenes (ecógrafo) y monitoreo con equipo multiparamétrico.

En el operativo viajan unos 24 voluntarios a bordo de un Hércules C-130

El equipamiento cuenta también con camillas, catres para internación, sillas de rueda, tablas raquimedulares, carros para instrumental médico, 40 cajas de pastillas potabilizadoras -con capacidad de potabilizar 8.000.000 de litros de agua- y todo lo necesario para autoabastecerse como comida, electricidad y sanitarios.

Además, el Ministerio de Salud de la Nación dispuso el envío de 216.000 dosis de vacuna doble viral y 7 botiquines Remediar que contienen antibióticos, analgésicos, antihipertensivos, pastillas potabilizadoras, entre otros medicamentos.

“Vamos a desplegar una misión de asistencia humanitaria en el epicentro, donde están ocurriendo los hechos. No es la primera vez que la Argentina hace esto. Es el espíritu de nuestro pueblo y de nuestro gobierno ir ayudar a donde haga falta y lo vamos hacer de la mejor manera posible junto a estos voluntarios y voluntarias, que tienen muchísima experiencia”, expresó la presidenta de Cascos Blancos, Marina Cardelli.

Cascos Blancos es el organismo de la Cancillería dedicado al diseño y la ejecución de la asistencia humanitaria, la atención de las emergencias, la gestión integral del riesgo de desastres y la contribución al desarrollo sostenible de Argentina a nivel internacional. Actúan en contextos de catástrofe a solicitud de un Estado afectado y cuenta con un mecanismo de respuesta rápida con capacidad de conformar entre 48 y 72 horas de equipos para emprender una misión.

“Vamos a desplegar una misión de asistencia humanitaria en el epicentro, donde están ocurriendo los hechos”, aseguró la titular de Cascos Blancos

El ministro Taiana dispuso el despliegue del Hércules C-130 y precisó que el equipo de Cascos Blancos “es enviado a donde es convocado por el país o cuando es parte de una misión internacional, y lo hace obviamente con una tradición de no injerencia, de imparcialidad, de respeto a los derechos humanos”.

“En este caso, es el país que nos ha hecho un requerimiento y entonces allí va Cascos Blancos con su equipo de médicos, ayudantes, expertos en catástrofes, e insumos”, resumió Taiana tras agradecer a los jefes militares por la rápida respuesta en la planificación de la operación para poder asistir al país caribeño que sufrió un terremoto de 7.2 grados en la escala Mercalli, ocurrido el sábado 14 de agosto último en el Departamento de Petit Trou de Nippes.

Durante la despedida, estuvieron presentes el jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, general de División Juan Martín Paleo; el titular de la Fuerza Aérea, brigadier Mayor Xavier Julián Isaac; y el comandante Operacional del EMCO, general de División Martín Deimundo Escobal.

El traslado de los Cascos Blancos se enmarca en los lazos históricos de la Argentina con las naciones de la Comunidad del Caribe (Caricom).

El sismo producido el 14 de agosto provocó cerca de 2.200 muertes y unos 12.000 heridos, según cifras oficiales.

También se destruyeron más de 7.000 viviendas y quedaron dañadas más de 12.000, dejando a unas 30.000 familias sin hogar, además del derrumbe de escuelas, oficinas e iglesias, entre otro tipo de construcciones.